lunes, 18 de abril de 2011

FALACIAS POLÍTICAS - Dos

Continuando con nuestro pequeño estudio, pasaremos a mirar otros tipos de Falacias Políticas. Ahora nos concentraremos en las falacias que suelen usarse no sólo para lanzar ataques personales contra un adversario, como en el caso de las falacias ad-hóminem que ya vimos, sino también como forma de defensa.

2) Falacias de distracción

El mecanismo de este segundo tipo de falacias es simple: se alega algo que no tiene relación directa con el tema que se discute, para distraer la atención, no tocar los temas importantes, y llevar la discusión a otro campo.

a. Primera variante: “Consecuencias adversas”

Este tipo de falacia es muy simple: se trata de crear miedo o mejor aún, jugar con el pánico, presentando las consecuencias adversas que se podrían presentar, para con ello lograr convencer. Tales consecuencias adversas nunca son demostradas, simplemente se les menciona para asustar, para jugar con los temores ocultos.

Ejemplos:


  • Cuando una opción política es vista como peligrosa para el statu quo de los grupos dominantes. Se le llama a veces satanización, pero ella se dirige más bien hacia las personas. En las presentes elecciones presidenciales se emplea contra un candidato - adivinen ustedes quien - señalándose “lo que podría ser su gobierno”.
  • Cuando el Ministerio de Economía decide acelerar una reforma fiscal que aporte fondos para cubrir los gastos corrientes del Estado … el gobierno amenaza con el desastre si no hay reforma fiscal. No se exploran otras opciones, simplemente se amenaza con el caos, con que no habrá con qué pagar a policías, maestros, médicos, enfermeras, etc.
  • Un buen ejemplo es lo ocurrido con el Impuesto a las Transferencias Financieras. Los grupos de poder financieros aseguraron en su momento que causará el retraimiento de la actividad económica, la corrida de capitales y un “pánico” financiero ... no se analiza ni se discute, simplemente se asusta. El quid de la cuestión estaba en que ese Impuesto permitía controlar las operaciones financieras de las grandes empresas y ver si eran cierto lo que ellos decían en sus estados financieros.


b. Segunda variante: “Victimización”

Aquí se trata de despertar compasión, respeto, misericordia, etc. Cualquier emoción, siempre se considera mejores que el razonamiento, pues una emoción no necesita demostrarse y sirve para impresionar a los demás. Es la inversa exacta de la falacia ad-hóminem: se trata de involucrar a la persona que emite el argumento. Es uno de las falacias favoritas de los políticos tradicionales para manipular a la opinión pública.

Ejemplos:


  • Durante el gobierno de Alejandro Toledo, Eliane Karp fue acusada de aprovechar de su puesto público para pagar planillas de más a sus amigos. Ella alega que sus acusadores son “machistas” y que la atacan “por ser mujer”… pero no habla de los gastos en planillas.
  • Otra de las defensas de Eliane era: “son unos pituquitos de Miraflores que están contra mí porque defiendo a los indígenas y afroperuanos”… pero sigue sin explicar el asunto de las planillas.
  • Cuando el Presidente de Aerocontinente fue apresado como sospechoso de estar involucrado en narcotráfico, lavado de dinero y corrupción, se defendió diciendo que era “un preso político” y un “chivo expiatorio”… pero nada dijo de las pruebas en su contra.
  • Cuando se le preguntó a Kouri - sí, ese del videíto - de dónde salió el dinero que Montesinos le entregó, alegó que “es dinero para comprar un camioncito que servirá para entregar alimentos a los pobres”… pero no explicó el origen del dinero.

c. Tercera variante: “Populismo”

La falacia consiste en desechar un argumento simplemente porque no le gustaría a la mayoría. O decidir algo, no con razones, sino atendiendo a la popularidad.

Ejemplos:


  • Imaginemos que en el tema de Transgénicos se diga - y se dirá, no se preocupen - que los cultivos transgénicos permitirán una mayor producción de alimentos para las grandes mayorías ... pero el problema no es ese sino la conservación de los ecosistemas.
  • Otra variante es subirse al carro emocional en el que se ubica la mayoría de la gente, "exigiendo" la pena de muerte para los violadores de niños ... aunque está claro que no se puede hacer, pero resulta eficaz para distraer a la opinión pública y hacer creer que algo se hace.
  • Hacer "encuestas" en la calle y presentarlas como si fueran la opinión popular. Esto solamente puede ser real cuando la población está bien informada, y sabe de lo que se trata. Decía el teórico Ikram Antaki: no me digas qué opinas, dime qué sabes… por lo tanto, pedir la opinión de gente no informada es un mero truco para sostener una opinión y hacerla pasar por verdadera. El periodismo recurre a esto constantemente a fin de crear un “paisaje de fondo” a favor de una corriente que se desee defender, o atacar a otra. Las encuestas de calle y ciertas encuestas publicadas en medios escritos también cumplen con estas características.

d. Cuarta variante: “Señalar a otras personas”.

El objetivo es hablar de otras personas y demostrar que ellas hacen lo mismo que nosotros, y sin embargo no son señaladas. Hay una expresión nacional al respecto: Todos tenemos rabo de paja. Y en términos bíblicos: Fijarse en la paja en el ojo ajeno, y no en la viga del propio.

Ejemplos:

  • Un ejemplo antiguo y muy burdo, pero efectivo, fue la culpabilización del incendio de Roma hecha por Nerón a los cristianos, que tuvo el efecto de distraer la atención y evitar el levantamiento de los ciudadanos romanos contra el emperador.
  • El Presidente de turno por lo general emplea esta falacia, culpabilizando al anterior gobierno de no hacer lo mismo que él no hace. Toledo lo dijo de Fujimori, Alan de Toledo, y patatín. … pero siguen sin hablar de los problemas que ellos tienen.

e. Quinta variante: “Ocultar información”.

El método es defender una postura, pero sin mencionar todos los elementos, “olvidando” información comprometedora que invalida la postura.

Ejemplos:


  • • Hace unos años, el ex-Presidente de la Región Lima, Jorge Mufarech señaló que sufrió abuso por parte de una policía, pero no mencionó nunca que su vehículo estaba mal estacionado. Ello, que contradice su declaración, es cómodamente olvidado y no mencionado.
  • Los Tratados de Libre Comercio con diversos países son publicitados únicamente en función de sus ventajas, olvidando cómodamente sus desventajas en Salud, Medicamentos, Biodiversidad y Agricultura. No es que se discutan esos temas, es que simplemente no se publicitan.

f. Sexta variante: “Dogma o argumento de fe”.

El argumento favorito de los papás que no saben lo suficiente para responder las preguntas de los niños, o que no quieren hacerlo: “eres muy pequeño para entender” / “cuando crezcas entenderás” / “no lo entenderías”. En el fondo, siempre se trata de lo mismo: considerar al interlocutor como una persona incapaz de razonar. Es propio de ciertas jerarquías no demasiado inteligentes de las diversas Iglesias o Partidos Políticos.

Ejemplos:


  • Alan García decía que es inocente porque el Poder Judicial no lo había condenado … pero el Poder Judicial no lo condenó porque sus delitos - reales o supuestos - prescribieron, así que en realidad no ha sido declarado inocente.
  • Los sucesivos ministros de Economía han recurrido constantemente a las cifras para decir que la economía está así o asá .... pero luego “sinceran las cifras”.
  • Diversos Ministros de Salud dijeron en su momento que la píldora del día siguiente es abortiva ... porque la Iglesia Católica así lo dice.

g. Séptima variante: “Argumento de autoridad”

La idea es argumentar algo desde una posición de experto o autoridad, o de colocarse a la sombra de una. El experto puede serlo o no. Incluso puede que tenga autoridad en otro campo. Lo que se olvida es que el prestigio en un campo no se pasa automáticamente a otro. Y que los expertos son humanos y pueden equivocarse.

Ejemplos:


  • • El laureado escritor y Premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa opina sobre política y democracia y se pronuncia a favor de la Invasión de Irak por Estados unidos y la Gran Bretaña … un escritor de novelas - calificado de “laureado”, para que se note que es intelectual - habla con gran ligereza de política internacional.
  • Se dice que la homosexualidad es malvada y un pecado contra natura porque así lo señala la Iglesia Católica - y otras Iglesias también, hay que decirlo -, a pesar de la evidencia científica en contrario. La única base es lo que dice la Iglesia.
  • Cuando los pueblos amazónicos se levantaron contra las concesiones de tierras que habían poblado desde tiempos inmemoriales, se les negó el derecho aduciendo que eran ignorantes y que estaban contra el interés nacional. Tras las muertes de Bagua, el gobierno señaló que se había equivocado en su estrategia de comunicación, partiendo del supuesto que la autoridad siempre tiene la razón.

h. Octava variante: “Argumento cronológico” o “respeto a la tradición”.

Se alega que algo es muy antiguo y que eso lo hace verdadero automáticamente. Lo cual es falso, desde luego.

Ejemplos:


  • • Cuando se planteó el tema de la Ley 20530, o “cédula viva”, la clase política tradicional y ciertos estamentos se rasgaron las vestiduras señalando que era un tema constitucional (combinado con la variante de argumento de autoridad).
  • El gobierno de Estados Unidos ha admitido públicamente que tuvo indicios, antes de los atentados de septiembre del 2001, de que algo se traían los terroristas de Al-Qaeda. Tomaron muchas precauciones en sus embajadas y consulados en el extranjero, pero hicieron muy poco en suelo estadounidense. ¿Por qué? Porque cayeron en la falacia de “Argumento cronológico”. Razonaron que si nunca antes habían sido atacados en su propio territorio, no lo serían esta vez … pero, como todos sabemos, se equivocaron.

i. Novena variante: “Somos especiales”.

Se presenta a una comunidad (incluso a un país) como “muy especial”, de tal modo que ninguna experiencia previa es válida para ese grupo, a veces ni la ley es aplicable. Es pariente cercano de la falacia tipo “Argumento de fe”.

Ejemplos:

  • Cuando las encuestas preelectorales no los favorecen, los políticos tradicionales argumentan, con ligeras variantes: “En el Perú no son válidas las encuestas preelectorales, porque somos muy especiales y no le decimos la verdad a un entrevistador”… pero nunca explican por qué sí son válidas en otros países, o por qué sí fueron válidas cuando pronosticaron triunfos de ellos. Se entiende que hablamos de encuestas bien hechas.
  • Los habitantes de un pueblo joven atrapan a un presunto ladrón y lo golpean hasta matarlo. El comisario de la policía declara sencillamente: “Con las costumbres del pueblo, más vale no meterse”… pero no dice nada del asesinato, evadiendo su responsabilidad con la idea de que somos tan especiales, que ciertos usos y costumbres del pueblo están por encima de la ley.
  • Desde luego, esto está generalizado en nuestro país con el asunto de los impuestos y tasas en general, por ejemplo el “medio pasaje” para los estudiantes universitarios. Traducción: “Somos una casta aparte”. Esto por cierto funciona también en el caso de la autonomía universitaria, los choferes de combi, los militares, los congresistas, etc.

j. Décima variante: "Critican, pero no aportan soluciones"

Este argumento sería válido si el que cuestiona algo tuviera la obligación de aportar soluciones. Pero no siempre es así, y en ese caso estamos frente a otra falacia de distracción.

Ejemplos:

  • Diversos grupos protestaron pidiendo que no se usen impuestos para pagar el rescate bancario del Banco Latino (O el que sea). Los funcionarios de economía y finanzas los acusan de "criticar, pero no aportar ideas de cómo resolver la crisis bancaria"... pero los “protestantes” no tienen por qué ser expertos en economía y política para sugerir soluciones… para eso están precisamente los funcionarios públicos. Si no pueden, entonces los botamos, revocamos, o cambiamos. El tema es que algunos incautos pisan el palito, usan su tiempo en estudios para encontrar soluciones, y estos sesudos y probablemente útiles estudios terminan usándose para acomodar la pata de la silla rota en alguna dependencia del estado.
  • Es un argumento muy usado en el Perú para efectos de descalificación. Una forma común es “reducir” el problema a una o dos proposiciones con las que se tiene que estar de acuerdo.

Por supuesto, los "buenos" políticos y los expertos en el arte del engaño a las masas, emplean más de una falacia para entrampar el asunto y no llegar a ninguna parte, así que las falacias resultan más efectivas cuando vienen de a pares o tríos. Es fácil encontrar más de una falacia en muchas afirmaciones.

No confundamos la falacia con la mentira. Si bien emplear falacias puede ser indicio de mentira, y seguramente lo es en muchos casos, a veces lo único que muestra es que quien las dice necesita urgentemente volver a la escuela.

Si nos tomáramos esto como una tarea, podríamos coleccionar algunas afirmaciones de este tipo de entre nuestra clase política. Les propongo este ejercicio, y hasta la próxima. Hay más falacias en cartera.