martes, 23 de octubre de 2012

DEMOCRACIA Y CENSURA


DEMOCRACIA Y CENSURA

“ … la patria son dos hombres que en una esquina maldicen a un tirano …” (Borges)

Mirando y mirando los últimos acontecimientos me encuentro con ciertos temas que ameritan opinar. Y como opinar es precisamente la última trinchera contra la censura, el mero hecho de hacerlo implica estar en la ruta del patriotismo y la democracia. Nuestras patrias americanas se fundaron no solamente por la voluntad general de la independencia, sino por la de la libertad. Hasta Don José de San Martín, conservadorón como era, no pudo escapar al requerimiento de la hora, asociando en su celebérrima proclama la Voluntad General, la Patria, la Libertad y la Independencia del Perú.

Es que tales conceptos son inseparables. Si quieres ser autónomo e independiente, pues debes ejercer la Libertad. Si no puedes, tu independencia es un mito. Y ejercer la Libertad, según dicen los que saben, consiste en hacer y decir lo que debes hacer y decir, en elegir conscientemente cumplir con lo que consideras tu obligación. Esta elección personal, que se forma en el transcurso de los primeros decenios de la vida, se complementa con los límites que el cuerpo social acuerda. La Libertad garantiza la Independencia, y la Independencia a la Libertad. Si hay falla en el sistema educativo y en la organización política y social, pues entonces obtenemos lo que tenemos. Pues la “Libertad” hoy en día aún está en veremos tras toda una generación criada en épocas de dictadura, con instituciones nacionales dominadas y genuflexas, y con una educación diseñada para mantener intacta la segmentación social.

Sin embargo, la realidad enseña más que la escuela. Esta es una verdad que los partidarios de la Dictadura y el Negacionismo – son lo mismo - tratan desesperadamente de tapar con el Dedo Medio. Necesitamos urgentemente Derechas e Izquierdas Ilustradas, pero resulta siempre más fácil negar que afirmar, y en muchos no llegan a formarse las sinapsis con las neuronas que Dios, en su infinita sabiduría, distribuyó en nuestros cerebros. Se piensa que metiendo la cabeza en el carapacho la cosa que no nos gusta deja de existir, y aunque la autodefensa emocional es necesaria, lo cierto es que ejercer como seres humanos pasa por el uso de la razón, con sus críticas a ésta y todo. Y eso significa enfrentar la realidad como es, no como nos gustaría que fuera. Por ello fue que los sectores más sanos o menos corrompidos de la sociedad peruana combatieron y derrotaron a Sendero Luminoso, y a la vez se cepillaron a la Dictadura de Fujimori. Sin embargo, la sociedad peruana abarca amplios sectores Brutos y Achorados, Incendiarios y Congelados. La educación “en dictadura” o en “falsa democracia” dejó huella, hay quienes no quieren confrontar las realidades y así ni llama la atención ni deberíamos quejarnos porque Sendero sobreviviera a punta de cupos en el VRAEM y llegara a constituir partido político, mientras el fujimorismo redivivo trata por todos los medios de tener candidato liberado para el 2016. No es más que natural que así sea en una sociedad habituada a engañarse a sí misma.

Cosechamos así lo que sembramos. La pregunta pertinente es entonces qué hacer. Los que sostienen que la cosa dejará de existir si la ocultamos son poderosos y tienen a su disposición muchos medios. Como escuché alguna vez: “Todo hombre tiene su precio, y el sistema mucha plata”. ¿Dije Sistema? Sí, dije Sistema. Los intereses en juego son tan amplios, hay tanta plata permanentemente en juego que resulta ingenuo no verlo. Y cuentan con trucos malévolos, pues la mala conciencia no les permite hacer otra cosa. Y así se concentrarán en la delincuencia o en Antauro, pero no leerán el informe de la Comisión de la Verdad – pero sí querrán revisarlo. Ni querrán que las gentes ejerzan su libertad de elegir ver o no una determinada exposición, preferirán cerrarla, no vaya a ser que nosotros, menores de edad, pensemos. Quieren que MOVADEF no exista – y en eso concuerdo – pero creen que lo lograrán prohibiendo hablar de ellos. Aspiran a negarle a las Universidades la posibilidad de ejercer el pensamiento. Emplean falacias y mentiras a discreción basados en el hecho que la educación peruana está diseñada para el fracaso o para la emigración. Promueven el achoramiento a lo bestia, y con insultos tratan de tapar las ideas o al menos convencer a la mayoría que no debe participar. Como los niños que se tapan los ojos cuando algo les molesta, no quieren resolver problemas, quieren exorcizarlos con fórmulas mágicas.

Y se esconden tras la “Libertad de Expresión” que manipulan a su antojo, pues cuentan con los medios para diseminar su pensamiento mágico. Una Libertad que tratan de dinamitar hablando ellos solos. Porque censura es ni más ni menos callar al que dice, opina o muestra lo que a mí no me conviene o no me gusta. Porque la tolerancia que el resto les acuerda es un valor que ellos niegan frontalmente, pero que utilizan. Tienen miedo de la polémica, porque la polémica les haría cambiar, y ellos quieren quedarse congelados. Si fueran más inteligentes, capaces y brillantes que el resto, tal vez se les podría escuchar, pero lo único que nos sirven es su Intolerancia y su agresividad, hace rato que los mejores entre ellos se mudaron a la Derecha Inteligente. Defienden a viva voz o con murmullos el racismo, la intolerancia y el odio. Piensan para sus adentros, parafraseando a la mala a Castoriadis, lo linda que sería la civilización sin el 99 % de los peruanos. Lo intelectual les huele feo, no vaya a ser que convenzan a la indiada, y así si no pueden censurarte por las leyes, lo harán a grito pelado.

¿Qué quieren? Indudablemente quieren borregos que los sigan, quieren un país formado por menores de edad, donde ellos sean los encomenderos de esta indiada de todos los colores que es nuestra Patria. Quieren estar solos, que solamente ellos opinen, que solamente ellos manden. Eso de la Democracia es muy bonito, pero siempre que sea aristocrática. Sería maravilloso poder cumplir con la primera parte de su deseo y dejarlos solitos, a que se cocinen en su propio jugo, pero por desgracia son artificialmente levantados por una prensa permanentemente inclinada ante el poder. Y no queda más que continuar la brega, porque la manera de detenerlos no será poniendo entre paréntesis la realidad, sino mostrándola en su completa crudeza, fomentando el pensamiento, educando y enfrentando la ignorancia y el achoramiento. Sería interesante desplegar como lema nacional “A más Hígado, más Neuronas”. Es lo mínimo que le debemos a esta Patria fundada sobre la Libertad. Y punto.


Peru Blogs