miércoles, 28 de agosto de 2013

CRÓNICAS DE LECTURAS 52: GEOGRAFÍA EN LA HISTORIA - JARED DIAMOND Y EL COLAPSO DE LA CIVILIZACIÓN

Crónicas de Lecturas - 52
Geografía en la Historia: Jared Diamond y el Colapso de la Civilización

I
La Geografía, la Historia y Jared Diamond

El que estas líneas escribe es profesor de Historia y también de Geografía. Separo acá lo que se supone va junto porque hablamos de dos disciplinas muy diferentes que se reunieron para conveniencia de la Universidad. La cosa se complicó con la introducción de las áreas en la currícula escolar, lo que hace imposible que te puedas saber en profundidad los elementos de todas esas otras disciplinas que se pretende que enseñes: Folklore, Sociología, Arqueología, Prehistoria, Ecología, Axiología y algunas más por ahí que se me olvidan. La única manera de tener un panorama de todo eso es poseer sea un esquematismo espantoso o una erudición humanista espectacular. A mí no me consideran un mal profe y aunque en boca propia la pedantería es más pedante y la propia alabanza mayor locura – lo que denota la necesidad de una fulminante y urgente búsqueda de ayuda profesional – debo decir que ni siquiera yo soy capaz de manejar todos los contenidos que se supone un profesor de Sociales debiera manejar de acuerdo a la actual y vigente currícula escolar. Y ahí lo dejo y a más no me atrevo a profundizar, que si critico mucho no me dan chamba.

El creciente doble proceso de especialización e interdisciplinariedad en la ciencia (que bacán suena, para que vean que uno sus conceptos se los maneja) ha quebrado algunas de las asunciones de lo que solía ser la Ciencia y su enseñanza. Por ejemplo, la separación entre Ciencias basada en sólidas divisiones lógico - metodológicas; y por ende las tradicionales divisiones entre “científicos” y “legos”, y entre “profesionales” e “investigadores”; el surgimiento de especialidades con objetos de estudio cada vez más acotados, y no quiere decir eso que haya menos contenidos que aprender, que si se acota el objeto de estudio es por el contrario porque hay cada vez más “bits” de información que asimilar, se ha desatado la investigación de tal manera que el incremento de la cantidad de data a asimilar y pasar por los tamices del método crece de modo exponencial hasta límites asintóticos. Se ha escrito mucho al efecto, una buena introducción para los interesados la encontrarán en el clásico de Gunther Stent de los años ´70, Las paradojas del progreso; y un buen desarrollo en Claves Ciertas, de Gerald Feinberg en los ´80, que en su última parte analiza los modelos “futuros” (un futuro que es ya nuestro presente) del desarrollo de la Ciencia.

Las disciplinas de la Geografía y la Historia desde mucho atrás son cercanas, es que siempre fueron vecinas. Ya hemos visto en otra Crónica cómo el Viajero puede interpretar lo que ve como Historia y contarlo así, como acontecimientos que tienen lugar en ciertas coordenadas espaciales. Separar metodológicamente Historia de Geografía redundó eso sí en provincialismo, empobrecimiento y un espantoso esquematismo. Menos mal nuevos vientos corrieron: La escuela de los Annales le dio nuevo vigor a la Historia al vincularla a la Geografía y otras Ciencias Sociales, un librito formidable para leer al respecto es La Historia y las Ciencias Sociales de Fernand Braudel. La Geografía incorpora el factor tiempo, tanto en la sincronía “geológica” que explica el paisaje físico, como en la diacronía que presenta la Geografía Humana de un espacio determinado a partir de su pasado. Todo esto se presta a afirmaciones contundentes y espectaculares, titulares periodísticos y best-sellers editoriales. Y este es el contexto del autor que cronicamos hoy, Jared Mason Diamond, un no - historiador que discute un tema histórico de profunda actualidad, que además vende muchos libros: La no tan eventual posibilidad de extinción del ser humano y/o de sus tramas civilizadas. Este hecho no es precisamente un fenómeno desconocido. Y para eximirnos de explicar la base del pensamiento de Diamond, veamos este Video TED, y a continuación desarrollaremos su pensamiento expresado en sus libros;

II
Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen (I)

A Jared Diamond le dan o mucha bola o ninguna, según el área académica. No es ningún charlatán, el hombre tiene su doctorado de Cambridge, pero como no es historiador le es posible a alguno de tres por cuatro (o del codo a la mano, me encantan esas metáforas) mirarlo por sobre el hombro o desde la cumbre de la especialidad, con el desprecio que el especialista le otorga al lego; en particular cuando el tal lego viene del área de “ciencias”. La distinción entre “letras” y “ciencias” siempre me ha parecido de lo más estúpida, propia de mentalidades coloniales y subdesarrolladas. Lo propio son las Ciencias Fácticas y las Ciencias Sociales (O Humanidades tal vez) y tal como están las cosas hoy en día, no es rentable diferenciarlas. Pero lo esencial acá es que la Historia y la Geografía – en el caso de Diamond la Biología, la Fisiología y la Biogeografía – son todas Ciencias, y del mismo modo que sabemos y consideramos que los árboles y nosotros estamos igualmente “vivos”, aunque seamos muy diferentes, es que esos conjuntos de proposiciones ordenados desde diferentes perspectivas y con diferentes bases obedecen todas al mismo método, si bien aplicado a diferentes objetos. Pero es que hay competencia en el mundo académico como lo hay en todo, y cuando se trata del quítate tú para ponerme yo se olvida el fair play. Jared Diamond es merecidamente conocido porque sus tesis empatan con las Tres Condiciones Aristotélicas: Convencen racionalmente, apelan a nuestro sentimiento o sensación de supervivencia y, por último, se le puede creer. El ser humano está tan unido a su Civilización que salvo en los remotos extramuros de la Cultura Occidental – los Lejanos Oriente y Occidente de hoy en día – no se le puede entender fuera de dicha trama social. Todos somos conscientes de uno u otro modo que somos parte de una Civilización Global que enfrenta un colapso también global. Tal perspectiva nos angustia y da miedo, y estamos dispuestos a prestar oído a los que nos muestren rutas para conocer mejor a ese demonio y exorcizarlo.        

La perspectiva desde la que Jared Diamond aborda estos cruciales problemas no es mística ni metafísica, se acerca más bien a un materialismo cultural light, que deja espacio a la toma de decisiones al interior de cada sociedad. No desconoce sin embargo la persistencia de las poderosas fuerzas contrarias al cambio, a las que atribuye la dificultad para adaptarse a las circunstancias cambiantes, pero no le es posible librarse de un cierto tono subyacente de prescripción propio de un Gurú o Consultor caro. En su obra de 2004, Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen que siguió al Pulitzer Armas, Gérmenes y Acero de 1997 trataba más o menos los mismos temas, las causas o factores materiales en la evolución ecológica, es decir cómo una sociedad es tanto más estable cuánto más adaptada esté a su medio ambiente, mientras tome los recursos de éste de modo eficiente. Lo complejo es distinguir lo que ocurre en las circunstancias históricas, que son lo que quieras menos regulares empíricamente. Las irrupciones sociales y políticas exteriores a la sociedad en estudio (la conquista del Perú por los españoles es un buen ejemplo), los cambios tecnológicos y las influencias culturales, comerciales, biológicas y de otros órdenes pueden resultar decisivas para que una sociedad entre en Colapso. El libro de este título se divide en cuatro secciones: En la primera hay un estudio de caso: La evolución del medio ambiente, la economía y la sociedad del estado de Montana. En la segunda describe sociedades colapsadas: Isla de Pascua (Rapa Nui) por degradación medioambiental provocada; isla de Pitcairn por crecimiento demográfico;  los Anasazi del suroeste de USA por cambio climático; los mayas del Petén y Yucatán por daño medioambiental y vecinos hostiles; la de los vikingos de Groenlandia y América por rechazo al cambio. Claro que la cosa no es tan esquemática como la presento, los factores no operan solos sino dentro de un conjunto desigual, Diamond identifica cinco factores: Cambio climático, vecinos hostiles o invasión, pérdida del intercambio comercial, y respuestas culturales inadecuadas a los nuevos retos. Y así como discute colapsos, discute también los éxitos de Tikopa, Nueva Guinea y el Japón de la era Tokugawa. En la tercera parte, se repasan sociedades y circunstancias modernas: El genocidio en Ruanda, Haití comparada con la república Dominicana, la situación de China y la de Australia. Por último, en la cuarta parte hace consideraciones sobre la economía y la globalización, y las lecciones que toda sociedad debería aprender.     

III
Colapso: Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen (II)

El objetivo de la historia – dice Pierre Vilar - no es “revivir el pasado”, sino comprenderlo en el proceso mismo de re-escribirlo. Esto se logra ejecutando ciertas operaciones intelectuales, empezando por la evaluación y revisión de los conceptos primarios y los métodos que se usaron, lo que desemboca en su reemplazo o reformulación. El Colapso no equivale a la extinción o desaparición física, aunque la extinción sea caso extremo del colapso. Pero no equivale necesariamente a destrucción, aunque eventualmente pueda haber hechos y estructuras de la realidad que terminen por ser destruidos de modo inmediato o mediato, un tanto al modo de las inversiones del mundo (pachacuti) propias de la cultura andina. La Historia del Perú ofrece ejemplos que sorprende que Diamond no haya estudiado – o lo ha hecho y lo ignoro. Mi país parece un laboratorio del colapso: Nuestros historiadores y arqueólogos, inspirados o no en Diamond, han construido ideas propias sobre el colapso de las sociedades. En el Perú hemos visto varios de estos colapsos, que desde la Cultura Andino-Amazónica entendemos como “inversiones del orden natural de las cosas”, concepto designado en runa-simi como pachacuti. Por cierto, así como van las cosas es perfectamente posible que veamos algunos otros de esos pachacuti. Un ejemplo bien estudiado es el de las Sociedades de los Valles del Norte Peruano (del Bosque Seco Ecuatorial) que incluyen a las llamadas Culturas Cupisnique, Virú, Gallinazo, Moche, Lambayeque y Chimú. La civilización de los moches colapsó hacia 800 después de Cristo, lo que se atribuye a un Mega Fenómeno del Niño que trastocó toda la trama social, económica, política y religiosa; que a su vez trajo una reducción demográfica, pero no la extinción física ni cultural. Otro colapso se produjo en el Tahuantinsuyo, esta vez por la llegada de los españoles portadores de los microorganismos del Viejo Mundo, con lo que una población de 8 / 12 millones se redujo a medio millón en 150 años. Desde la irrupción de Occidente hacemos en el Perú muchas de esas cosas que según Jared Diamond llevan al colapso, lo que a mi ver demuestra que nuestros antepasados indios eran bastante más sensatos e inteligentes que nosotros. Aplicar los conocimientos siempre es bueno, y dado que Diamond ubica los factores precisos que nos llevan a la perdición, podemos tratar de evitarlos aunque sea en perspectiva limitada por el espacio disponible, en una prognosis del futuro que guíe nuestra acción política y educativa. Hagamos la tarea: 

Factores del Colapso de las Sociedades

Prognosis (digamos al 2050)

Positiva

Negativa

Deforestación y Destrucción del hábitat

 

 

Erosión, salinización  y pérdida de fertilidad de los suelos

 

 

 

 

Caza excesiva

 

 

Pesca excesiva

 

 

Introducción de especies nuevas en medio ambiente

 

 

Crecimiento demográfico humano

 

 

Incremento del impacto per capita en el medioambiente

 

 

 

Los grandes cambios producidos a nivel global desde la revolución Industrial sugieren nuevos factores del Colapso:

 


Prognosis (Digamos al 2050)

Positiva

Negativa

Cambios Climáticos forzados por el ser humano

 

 

Acumulación de químicos tóxicos en el medioambiente

 

 

Escasez de energía por consumo excesivo

 

 

Uso de toda la capacidad fotosintética del planeta Tierra

 

 


Afortunadamente este libro lo podemos poner al alcance de todos, aunque me pregunto si no estaré por ahí haciendo algo ilegal. Pero si es por una buena causa….: 

IV
Armas, Gérmenes y Acero, y la autoestima nacional

Un libro de lo más interesante y anterior al best-seller Colapso es el que mencionamos líneas arriba: Armas, Gérmenes y Acero, donde Jared Diamond hace análisis del progreso de las diferentes civilizaciones del mundo. Claro que decir progreso en este contexto es bastante equívoco, y podría confundirse con los excesos positivistas decimonónicos. Como hemos visto, no es esto lo que Diamond hace, que una cosa es descubrir empíricamente un proceso caracterizado por el progreso, sea éste lo que sea, y otra cosa muy diferente es recurrir a la noción de progreso como estructura permanente, leit-motiv o deus ex máchina de los procesos de la Historia. Pareciera que esto se transparentara de algún modo en el título alterno de este libro: Una corta historia de todos nosotros en los últimos 13,000 años. De lo que se trata es de tratar de explicar algo que a nosotros en el Perú nos trae hinchados: Por qué una supercivilización cae en manos de otra. Esto porque la autoestima nacional – cosa muy presente – sufre con esta declaración de inferioridad patente. En la expansión de Occidente desde el siglo XVI en adelante, ellos se encontraron con nosotros y, nos guste o no nos hicieron cisco, perdimos por cualquier concepto que tratemos de emplear,  sin premio consuelo posible, y este hecho, sea o no consciente, nos joroba en el alma. Y por más que a los mexicanos les pasara lo mismo, pues que ídem, mal de muchos consuelo de idiotas. Así que tratamos de mantenernos entre dos aguas, por una parte sosteniendo la pertinencia de la “visión del vencido” que trata de “rescatar” los valores que “no debieron” perderse –pero que se perdieron; y por la otra identificándose con el agresor, marcando la parte europea u occidental de nuestra herencia étnica y/o cultural, un poco por el temor de perder universalidad si somos demasiado localistas.  

Pero en esto corremos demasiado. Ya mencionamos la importancia de la agresión microbiana en los Andes Centrales, y podemos añadir que el Caribe, México y la Norteamérica indígena fueron despobladas y debilitadas antes y durante el proceso de conquista y colonización de los europeos en esta parte del mundo. Ello constituye en cierto modo una especie de disculpa, de justificación de por qué fuimos derrotados, conquistados y asimilados. Pero menos mal Jared Diamond no está en esta dinámica, así puede él arrancar mucho más atrás y comparar el devenir de los pueblos de las dos grandes masas geográficas que conforman la superficie emergida de este planeta en donde tiene lugar la humanidad: Eurasiáfrica y América. La pretendida hegemonía euroasiática basada en la Genética o el desarrollo intelectual es criticada por Diamond como ideológica. El hecho es más simple: Eurasiáfrica es más extensa. Posee mayor proporción de especies vegetales y animales. Las barreras a la expansión de la revolución neolítica fueron mucho menores que en América. La ganadería conoció mayor desarrollo por haber mayor cantidad de especies qué domesticar, y como consecuencia indirecta los euroasiafricanos adquirieron mayor resistencia a las enfermedades.    


Por cierto, parece que aún no se traduce al castellano lo último de Diamond: The world until yesterday: What can we learn from traditional societies de 2012. Nos eximimos así de reseñarlo. Todo llegará.  

V
Colofón


No nos sorprende demasiado que a Diamond no se le haya dado demasiada bola en el Perú. Acá en dicho aspecto preponderan las carreras de “letras” pues sus profesionales tienden a ser mejor articulados que los de las llamadas “Ciencias”. Y los celos suelen ser terribles. Claro que esto lo único que hace es manifestar la estructura del ghetto a la que estamos acostumbrados. Pero de qué sirve leer si no te lleva a la acción. Así que lee lo que quieras. Y actúa.   

Peru Blogs