miércoles, 25 de mayo de 2011

PLANES DE GOBIERNO A ESTAS ALTURAS- Dos


Hemos visto en el artículo anterior para qué sirven realmente los Planes de Gobierno. Pasemos ahora a sus rasgos principales. No pretendo ser exhaustivo, pero entiendo que estos rasgos deberían estar siempre presentes en un Plan que merezca ese nombre.

CRÍTICA DE LOS PLANES DE GOBIERNO: ¿Qué rasgos debiera tener un Plan de Gobierno efectivo?

Los Medios

No es posible hacer un buen Plan de Gobierno si no tienes los MEDIOS para ello. Los medios físicos son relativamente sencillos. Lo complicado son los recursos humanos – detesto el término “recursos” asociado a lo humano, me parece una pérdida de perspectiva –. Vale decir, es esencial disponer del personal adecuado para elaborar un Plan de Gobierno. Pero la realidad no siempre está allí para ayudar, y es necesario tener ciertas claridades acerca de lo que es un Plan de Gobierno en la realidad política concreta. La cultura política nacional tradicional no le ha dado importancia a los Planes de Gobierno, y una de sus consecuencias ha sido que los grupos políticos o no disponen de los especialistas adecuados para determinadas áreas, o se carece del interés por hacerlo, o porque existe la cultura del Plan de Gobierno cerrado, cosa de expertos, que excluye a los ciudadanos de la toma de decisiones.

Críticas:

GANA PERÚ: Los recursos humanos, tanto los propios como los adheridos posteriormente, han resultado de capital importancia. La capacidad para replantear el programa con velocidad y eficiencia, de acuerdo a la coyuntura, debiera resultar en una situación de confianza, y ha tenido buenos resultados, reflejados en una Hoja de Ruta. Las falencias que se observaban en los planes económicos se han cubierto y adecuadosa la realidad política. Como consecuencia, grupos completos, e incluso partidos políticos institucionales, han terminado por agruparse alrededor del programa y de los reflejos político programáticos de GANA PERÚ.

FUERZA2011: No ha conseguido un consenso explícito. El problema está en que los aspectos en los que se pueden lograr estos consensos o no están planteados, o se negocian bajo la mesa, o están en duda. Siendo el estilo lo que oferta, sus principales aliados pertenecen más bien a determinados grupos económicos, a más de los obvios compromisos políticos más o menos inconfesables con el partido de gobierno. La dificultad para hacer alianzas, le ha obligado a centrarse en el aporte de ciertas personalidades, como Hernando de Soto, indudablemente importante; y mucho más dudosamente el de Rudolph Giullani, cuyo posible aporte es, por lo menos problemático. Pero institucionalmente no han conseguido una sola adhesión importante, e incluso la de Pedro Pablo Kuczynski ha perdido filo al dispersarse su antiguo frente, dejándole únicamente un conjunto de exPPKausas sin mayor peso político que el mediático. El Plan de Gobierno no está en capacidad de producir acuerdos institucionales posibles casi con nadie. Parece claro que se esperan a negociar desde una posición hegemónica, a obtener después de las elecciones, en la eventualidad de ganarlas.

Espacios y Tiempos

Un Plan de Gobierno debería regirse por criterios sencillos de ESPACIO Y TIEMPO. En el Tiempo, representa la perspectiva en los plazos corto, mediano y largo de lo que cualquier partido político pretende hacer. Y en el Espacio, se asume no solamente en el nivel nacional, sino también en el nivel regional, provincial, distrital, e incluso de centro poblado, viéndolo desde la perspectiva geográfica. Además está el tema funcional. Si bien los problemas que se trata de enfrentar tienen que ver con los ámbitos poblacionales y geográficos, la tendencia ha sido ser funcionalista, es decir ir por sectores: Economía, Salud, Defensa, Relaciones Exteriores, etc. La solidez del grupo político se refleja en la solidez de su plan. El problema que se presenta es la pérdida de la perspectiva holística. Los planes de gobierno no se refieren a sectores del estado, sino a grupos de población que padecen ciertos problemas que requieren solución. Por ello la parte de DIAGNÓSTICO o de HISTORIA resulta importante, siempre y cuando dicho Diagnóstico no se asuma como una camisa de fuerza.

Críticas:

GANA PERÚ: Posee un diagnóstico amplio, con una descripción y visión de país con la que se puede estar en desacuerdo, pero que dado que existe, puede ser objeto de agenda política. La amplitud de su plan da la sensación de organicidad y estructura. Es ello lo que ha permitido atraer a diversos grupos de personalidades e instituciones. El análisis de las propuestas se realiza, eso sí, a partir de falacias digitadas.

FUERZA2011: No posee un diagnóstico explícito, dada la dificultad para establecerlo debido a las discusiones alrededor del carácter del gobierno de Alberto Fujimori, lo que obliga a un doble discurso de aceptación-rechazo, que daña muchísimo la credibilidad, lo que solamente puede ser ocultado, como se ha hecho. El peso específico del referente posee atributos positivos y negativos, pero en un análisis inteligente, le juega en contra. Por otra parte, se distingue que la estructura partidaria es muy débil y se basa en el clientelismo, lo que determina que la negociación política real se deje para después de las elecciones.

Ideas y Realidades

Un Plan de Gobierno debería resultar de LA CONJUNCIÓN DE dos factores importantísimos: El IDEARIO POLÍTICO que el Partido sostiene, más LA LECTURA CORRECTA DE LAS REALIDADES que se pretende transformar. Esto nos lleva a dos aspectos fundamentales. Por una parte la coherencia entre el ideario político y la realidad a cambiar, que se traduce en perspectivas con un determinado y variable grado de pragmatismo. Por otro, las diferencias entre los Planes Máximos y los Planes Mínimos. El Maximalismo, en nuestra opinión, debería quedarse en el ideario Político, y en cambio, el Plan propiamente dicho tiene que ser pensado en la perspectiva cruzada de lo que realmente es posible hacer. Con ello se le da el grado de real-politik que un Plan debería tener.

Críticas

GANA PERÚ: El Ideario político maximalista es la herencia más pesada de este Plan. Sin embargo, juegan a favor la práctica partidaria y parlamentaria, y la coherencia de los actos políticos en los últimos años. Los aspectos programáticos más fundamentales han resistido la presión por establecerles candados desde el exterior, y se ha alcanzado un punto de equilibrio, aunque el tiempo requerido para ello se ha cobrado un peso electoral.

FUERZA2011: El Ideario político autoritario y dictatorial constituye la carga más pesada de este programa. El hecho de no haber sabido deslindar oportunamente, así como las inconsistencias entre los candidatos congresales electos y la candidata presidencial, debilitan profundamente el plan. Añadamos a ello la presencia de los elementos autoritarios invisibilizados en el Plan, pero visibles en las declaraciones de los voceros, particularmente desafortunadas. Ello pone de manifiesto que el verdadero plan no ha sido explicitado, y creemos que de serlo, evidenciaría de modo acusado un carácter autoritario que le haría perder las elecciones.

Evolución del plan

Un Plan de Gobierno es una OBRA EN CONSTANTE EVOLUCIÓN. No es posible quedarse plantado en un Plan inamovible. Por eso es necesario que sea una acción permanente de los partidos o grupos políticos. Las soluciones de continuidad entre uno y otro Plan representan trabajo y tiempo perdidos, porque siempre hay la tentación de empezar desde cero. La mala costumbre de preparar el Plan de Gobierno exclusivamente en función de la campaña electoral se paga en incoherencias, pastiches y contradicciones internas y externas que los adversarios políticos explotarán. Una Secretaría Permanente de Plan de Gobierno no le vendría nada mal a los grupos políticos, con bifurcaciones a los comités territoriales, y a las organizaciones funcionales. Y asimismo con medios, que la Internet permite hoy en día, para incorporar aportes de manera constante, y que también son útiles para tomarle el pulso a la ciudadanía.

Críticas

GANA PERÚ: El Partido Nacionalista contó durante todo el período entre 2006 y 2011 con una sección institucionalizada dedicada al tema de Plan de Gobierno, aunque su efecto sobre el Plan no nos queda claro. Los temas de coyuntura fueron más bien manejados por la bancada parlamentaria.

FUERZA2011: Su manejo ha sido muy tradicional, en la medida que su Plan de Gobierno ha carecido de una institucionalidad interna. Vale decir, siguieron las líneas normales de reunir expertos a puerta cerrada y elaborar un listado de intenciones.

Dejamos aquí esta segunda parte. Ya viene, ya llega, la Tercera y ´ñultima, con la que pongo a prueba la paciencia de mis corresponsales.