lunes, 29 de abril de 2013

CRÓNICAS DE LECTURAS 31: LIBROS MÁS LEÍDOS EN EL PERÚ - PARTE 1


CRÓNICAS DE LECTURAS – 31
Los Libros más leídos en el Perú y el Arte de Hacer la Finta – Primera Parte

I
Libros y Lectores … ¿Huevos y Gallinas?

A pedido de mis lectores continúo con el tema de los Libros más Leídos, esta vez en el Perú. Lo dijimos un par de Crónicas atrás: No es lo mismo “Libro más vendido” (Best-seller) que “Libro más leído”. Hay que repetirlo porque los interesados – es decir, los que tienen intereses en el tema – siguen creyéndose sus propias falacias. Olvidan, si es que alguna vez conocieron, el sabio consejo del pícaro Crispín de Los Intereses Creados de Jacinto Benavente: el entendimiento es la conciencia de la verdad, y el que llega a perderla entre las mentiras de su vida, es como si se perdiera a sí propio, porque ya nunca volverá a encontrarse o a conocerse, y él mismo vendrá a ser otra mentira. Llamar Chana a Matilde es engañarse a sí mismo, sobre todo si has tenido tu oportunidad con Juanita. Dentro de la poca de sabiduría que la Vida me ha acordado he notado que muchos razonan, valoran y reflexionan sobre los sustantivos que rodean su vida, a veces con gran acierto; pero ello sólo muestra sensatez y sentido común, la sabiduría está devaluada. Parafraseando a Bertolt Brecht: extraña es esta época donde a la simple sensatez se la llama sabiduría. Pocos reflexionan sobre los verbos que utilizan, sus significados y eventuales confusiones. Si dices “leer” pero entiendes “vender”, puede ser por diversas razones: La más amable es la ignorancia, otra igualmente amable es tu posible limitación cognitiva, y ambas se superan con voluntad y acciones como leer, dado el caso. Menos amable sería que para ti “leer” y “vender” sean axiológicamente lo mismo, pues así aceptas para ti la condición ético-moral del que pone los objetos sobre las personas. Para remate identificarías como iguales el ser con el deber ser, lo que habla mal de tu capacidad cognitiva. La dicotomía de Libros y Lectores no es, en consecuencia, análoga a la vieja paradoja del Huevo y la Gallina.

Pregunta retórica: ¿El libro más vendido es necesariamente el más leído? Y respondo de nuevo: NO. He estado tratando de averiguar algo más sobre Lectura en el Perú, buscando los indicadores correspondientes, preguntando a conocedores, mirando páginas web, viendo qué hay en el ministerio, y no es que no encuentre cosas, sino que estas cosas son como el sueño de muchos respecto a las verdades incómodas: Se hacen para quedarse en el gabinete del especialista y el archivo del archivólogo, listas y preparadas para seguir quedándose guardadas, y adecuadamente estibadas para el apolillamiento, no vaya a ser que alguien las utilice. Constatarlo me molestó tanto que disparé mi articulito Contra el Día el Libro. Porque aunque haya inacciones culpables de burócratas y de los así llamados especialistas, todo esto refleja opciones políticas y rasgos de ciertos sectores sociales. Cuando se encuentra uno ante cosas como estas solo queda la de Voltaire. Sobran listas de ventas provenientes de las librerías del medio, cuyos títulos más vendidos me hacen la sensación de pollos “beneficiados” colgados en un puesto del mercado (By the way ¿a quién se le ocurrió que sacrificar a un pollo es “beneficiarlo”? Debe haber una razón, que alguien me la explique). Y esto es todo lo que tenemos. No existe un cuadro de indicadores válido ni adecuado sobre Lectura producto de investigación, tampoco un cuadro de indicadores inválidos y mal hechos. No hay nada. Y a nadie le interesa que haya algo. No he encontrado nada comparable a lo hecho en los ´70 s, cuando el problema no era visible; o siquiera comparable a lo hecho en Colombia – que tampoco es tanto - en la primera década del siglo. La gente que sabe me dice que la data que tenemos es como la de la Policía Nacional, es decir ni indica ni refleja ni informa de nada, no posee ni validez ni confiabilidad. Así que en Lectura estamos como en delincuencia: Nadie sabe nada, y por eso se puede decir y se dice cualquier estupidez que suene bacán.

II
Preguntas malvadas / El Arte de Hacer la Finta

Por ahí sabíamos de la cifra de un libro al año por peruano “lector”, cifra desgradable e increíble. Me recuerda al cómico ambulante: Enseñarle un libro a un peruano es enseñarle la cruz a Drácula. La percepción de estos comediantes callejeros de stand-up es más real que la de las autoridades de nuestro país, pese a las buenas intenciones y los documentos oficiales que establecen una serie de políticas cuya aplicación no es visible: Que lo que necesitamos no son leyes ni reglamentos para que se vendan más libros y se aseguren las ganancias de las grandes editoriales, sino Políticas de Lectura, las que a la larga también beneficiarán a las Editoriales. Para ser amables: actuar sobre la Demanda, que la Oferta ya está harto favorecida. Las Bibliotecas ambulantes de modelo Clamart y otros a disposición son baratas hasta la inanición, y sus resultados convencerían de su costo-eficiencia hasta a nuestro Ministro de Economía, tan impermeable a todo lo que no sea ganancia inmediata y para quien la inversión pública no tiene que ver con la Educación. Por qué estamos así es para mí hasta hoy misterio insondable, como el de la materia oscura en el Universo.       

Encontré algo vetusto: algunos resultados de la Encuesta “Hábitos de lectura y ciudadanía informada en la población peruana - 2004”, ejecutada por la Biblioteca Nacional del Perú con la asistencia de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Ahora bien, me gusta hacer preguntas malvadas, que le quiten el sueño a los que deben perder el sueño: Pregunta número uno: ¿Por qué miéchica esta encuesta solamente se tomó una vez hace nueve años, y no se ha tomado otra vez? ¿A alguien le interesa? Yo pregunto y quiero que alguien me conteste: ¿ES QUE LA PREOCUPACIÓN OFICIAL POR SER UNA SOCIEDAD ANALFABETA E IGNORANTE ES CHAMULLO, LABIA, FLORO, FINTA? Los niños que tenían cinco años en 2004 tienen hoy catorce. Los de 17 años (15 cuando se administró la devastadora PISA 2011) tenían ocho añitos. Los niños de segundo grado que pasaron por ECE 2012 no eran ni anteproyecto. En el medio, dos años de gobierno de Perú Posible, cinco del Partido Aprista y casi dos del actual gobierno. Pregunta inocente número dos: ¿Se puede saber qué miéchica hizo el Gobierno Aprista con la Lectura fuera de eso que llamaron Alfabetización, los narcoindultos por “rehabilitación”, la municipalización para arrimarle los problemas a los concejos (fracasó, no se dejaron), y cambiarle el color a las Grandes Unidades Escolares para llamarlas Colegios Emblemáticos? Ojo que ellos reglamentaron el Plan Lector, cuya normativa se emitió en Julio 2006, pero la verdad es que eso no lo planearon, lo heredaron, y no creemos que les haya interesado mucho habiendo faenones más lucrativos. Pero tengo más preguntitas inocentes, algunas dirigidas a este Gobierno, así que no se me hagan los escandinavos: Preguntas Inocentes Números Tres y Más: ¿Por qué no hacemos más encuestas para compararlas con la del 2004?  ¿Qué acciones se llevan a cabo respecto a la Lectura? ¿Por qué la mejora del desempeño en comprensión lectora medida por la ECE 2012 es marginal? ¿Con qué instrumentos miden Lectura fuera del sistema educativo?


III
Los ricos también lloran, 
pero no leen


Esperaré con paciencia algunas respuestas, porque estas cosas no se hacen así de fácil, pero le regalo su chicle globo al que me chamulle los planes y en lo que andan de dos años a esta parte. En todo caso, y aunque nuestra data sea vieja como la abuela de la Blanca Nieves, los resultados de la ECE 2012 revelan que todo anda más o menos igual, como la mona. La encuesta del 2004 no generó acciones visibles, y el que nada hace nada consigue. Examinemos la data: La población en capacidad de leer en 2004 era de 18,5 millones de almas mayores de 12 años y alfabetizadas, 74 % del total. Es decir uno de cada cuatro peruanos no leía, y eso se explicaba por el analfabetismo, que se atacó con PRONAMA. Reconozcamos el buen deseo. ¿Ya lo hicimos? El programa adoleció de la proverbial ineficiencia que el apra despliega en todo lo que no es faenón. Remito a:  http://memoriasdeorfeo.blogspot.com/2011/06/libres-del-analfabetismo-un-momento-por.html para explicaciones. De los peruanos que dicen leer, un 49 % juró por su madre que lee entre una a tres horas por semana. El promedio de libros leídos al año es un poco más de uno. En este punto me pregunto yo algunas cosas, como de qué tamaño es ese libro que se demora uno en leer de 52 a 156 horas; y a qué se dedica uno cuando no lee. Comparando el Perú de 2004 con la Colombia de 2005 – los colochos parece que no hicieron su investigación para salir del paso - encontramos que no manejan los mismos indicadores y eso hace difícil comparar.

Los varones dicen leer más en su tiempo libre que las mujeres, lo que es consistente con que tras la chamba el varón descansa mientras la mujer atiende a los “agotados” varones. En cuanto a los sectores sociales, por favor les pido que retengan este dato, porque lo voy a emplear después. Según la encuesta a la que nos referimos, agárrense …


Las personas con más recursos económicos y mayor Nivel Socio Económico 

SON LOS QUE MENOS LEEN.


Así es, no me he equivocado. No he tipeado mal. Estoy tan sorprendido y tan escandalizado como mis lectores. Claro que la encuesta es de opinión, no registra hechos sino opiniones, pero parece sospechoso que un 11 % del Nivel Socio Económico A declare leer como actividad de tiempo libre; y haga los mismo un 24 % del NSE B; y un 64 % del NSE C. Se me vienen Más Preguntas Inocentes, Dios nos ampare: ¿O sea que era cierto que los que la mueven en el Perú son brutos? ¿O sea que los surferitos no solo parecían sino que son? ¿Era verdad que cuando los paquetazos de Alan sacaron a los que no podían pagar en la U. de Lima, el promedio de notas bajó a la mitad? ¿No era solamente una percepción requerida de corroboración empírica? ¿Tenía razón Jorge Basadre: las élites desertaron del interés nacional y de la inteligencia? ¿Tan Bruta era la Derecha Bruta? ¿O es que los más inteligentes entre ellos se han ido del país y los que se quedaron son los ignorantes? Ojo que esto último es un factor que los colombianos consideran para explicar su reducción en porcentaje de lectores. Si esto es cierto, estamos ante algo tremendo, una catástrofe social de grandes proporciones y de efectos imprevisibles: Porque ya vemos entonces quienes en realidad nos gobiernan …

IV
Más Comparaciones

Aún estoy bajo los efectos del shock pero trataremos, como los Thundercats, de ver más allá de lo evidente: El 71,7 % de peruanos entrevistados urbanos dice leer, sólo 28,3 % rurales dicen hacerlo. La frecuencia es interesante: Lectura Diaria 29 %, interdiaria 32 %, fin de semana 30,4 %. El 91 % dice no necesitar que las instituciones lo obliguen a leer, lo hacen por propia cuenta y voluntad en ejercicio de su libertad. Claro que conociendo a las Instituciones lo único de lo que no podemos dudar es que cobran por el Título. Toda esta data nos lleva a una conclusión provisional: El peruano medio sabe que la lectura es positiva, pero igual no lee, aunque sepa hacerlo, aunque cuando menos decodifica. No ejerce, no ejercita sus capacidades lectoras. Esto es analfabetismo funcional unido al consumado arte nacional de Hacer la Finta. Si la data es correcta, erradicar el analfabetismo funcional y rescatar a los peruanos para la cultura escrita liquidando la finta de declarar que se lee cuando no se lee serían los ejes del Plan Nacional del Libro y la Lectura del Perú, que según tenemos entendido existe, aunque no lo vemos en acción. Quizá lo más sorprendente de todo es la ausencia de Indicadores de Lectura. Reitero mi solicitud a quien corresponda: Si hay cifras para el Perú, favor de indicarme donde están para ir a por ellas, asaltarlas con mis instrumentos de análisis y no tener que tragarme lo que ya me estoy tragando. Si no hay cifras, que quede claro que, como con la Generación NINI, el problema NO ESTÁ VISIBILIZADO, como pasa con casi todos los problemas que tiene la Educación en nuestra patria. Seguiremos tratando de todos modos de comparar, aunque se haga difícil pues los conceptos no parecen ser iguales del lado de acá que del lado de allá del Río Putumayo.

Habla el Cuadrito:  

Número de libros leídos al año por …
… los peruanos en el 2004
… los colombianos en el 2005
… los mexicanos en el 2012
… los españoles en 2012
… los alemanes en 2012

Menos de uno
4,5
2,93
7,5
12
Fueron textos escolares …
No hay cifras
El 46 % de la cifra anterior
No tenemos dato
No tenemos dato
No tenemos dato

Sospechamos notable diferencia entre los casi cinco libros que los colochos leen en promedio anual y lo que se lee en el Perú. La encuesta nacional de lectura de México del 2012 (Ellos sí las hacen: Aprendan, carajo) arroja 2,93 libros por mitra mexicana, y eso les escandaliza. Los españoles están en 7,5 y los germanos en 12, y eso que leen en alemán. Si esto no nos parece problema – y no nos parece, ateniéndonos al simple hecho que no hacemos nada al respecto – no sé qué lo será. Por otra parte, carecemos de cifras que nos informen acerca del impacto del Plan Lector, que de lejos parece ser la medida diseñada y puesta en ejecución de mejores posibilidades. O tal vez la única tabla de salvación que nos queda. Con que el Plan Lector se haya podido aplicar medianamente en la tercera o cuarta parte de las Instituciones Educativas del Perú ya tendría un inmenso significado, y creemos habría variado las cifras de manera significativa. Que alguien nos informe. Pero acá los medios se preocupan de Nadine Heredia y de cuanto les afectará el no estar en el ajo de la mamadera otro período presidencial. Que los peruanos lean, pa qué.

¿Qué leían peruchos y colochos en 2004 y 2005, y los aztecas en 2012? Hay grandes diferencias, pero observaremos que no son sólo libros lo que se lee: Hay periódicos, revistas, diversos tipos de libros (los textos escolares son de enorme importancia cuando de lectura hablamos, representan casi todas las lecturas obligatorias, y como la mitad del total), tanto de primera como de segunda mano. Nadie ha medido el impacto de la piratería en la lectura, o el peso de la lectura en pantalla de Internet y archivos; ni de las fotocopias, recurso socorrido ante el costo de los libros especializados en las universidades. Tampoco el peso de las Bibliotecas, la asistencia y los préstamos de libros. Cuando se les pregunta a los peruanos, éstos manifiestan haber leído absolutamente de todo, y no me extraña que lo digan porque hay que quedar bien, la imagen ante todo. Pero sería de interés saber cuántos de nuestros jóvenes ven TV, y cuántos están enganchados en esos programas de gran factura educativa y formadora de valores que son Combate, Esto es guerra y demás estupideces por el estilo. En México las cifras son de 41 % a la TV, contra 12 % a la lectura. Ojo que los mexicanos están muy preocupados porque la gente les deja de leer, y no me parece nada raro, porque los que más leen se van a los Estados Unidos que lo tienen allí nomás. La mitad de los niños y jóvenes mexicanos no conoce ni el letrero de una Biblioteca, y el 61 % dice “no tener tiempo” para leer. ¿Cuáles serían las cifras peruanas, considerando que en México se lee el TRIPLE que en el Perú? 

V
Un Colofón

Tengo la horrible sensación de que una hipótesis que me parece puede ayudar a explicar el marginal avance en Comprensión Lectora en ECE 2012 es que leer no se percibe como útil para mejorar la calidad de vida, así como se ve la utilidad del cartón universitario para manejar taxi. Vale decir, no importa que leas, lo que importa es el cartón. No he acabado con este tema, viene la segunda parte: El que tenga Ojos, que Lea.

Peru Blogs