viernes, 30 de mayo de 2014

EFECTOS PIKETTY: Ideología y Política sobre la Creciente Desigualdad

EFECTOS PIKETTY: 
Ideología y Política sobre la Creciente Desigualdad


Lo realmente llamativo sobre el debate hasta ahora es que la derecha parece incapaz de montar cualquier tipo de contraataque sustantivo a la tesis del Señor Piketty. En cambio, las respuestas han sido sobre todo los insultos. En particular afirman que el Señor Piketty es un marxista, y también lo es cualquier persona que considere la desigualdad de la renta y de la riqueza una cuestión importante”.
(Paul Krugman)


Cuando la Derecha Bruta y Achorada (DBA) del Perú ataca a alguien, es por lo general porque le toca los bolsillos, la ideología o la tranquilidad emocional. Cuando se queda callada y trata de tapar el sol con un dedo es más bien para invisibilizar e invisibilizarse. Estamos acostumbrados a que se les pasen las noticias importantes: El Calentamiento Global no existe, los Cárteles no hegemonizan México, los Chinos no van al espacio, en Venezuela no hubo intento de Golpe de Estado, y en Chile no hay desmantelamiento del neoliberalismo en Educación y AFP s. Leer sus diarios - el 80 % del total -, escuchar sus radios y ver sus programas políticos en TV se ha convertido en soporífero, cuando no en evidentes atentados contra la sindéresis y muchas veces contra la redacción y ortografía. 

En resumen, para que se les mueva el cómodo piso intelectual en el que viven felices con sus anteojeras hay que remecerlos desde el Primer Mundo, porque como no se dignan mirar por estos lados, para descubrir lo que pasa a la vuelta de la esquina tienen que mirar a Nueva York, o no se percatan de lo que para el resto del Universo está claro. Probablemente esa es la razón por la que no dicen aún "esta boca es mía" cuando el fantasma de Piketty recorre impunemente Europa y ya llegó hasta la Libre América.

(Para los que no saben todavía, este paréntesis: Thomas Piketty es un profesor francés que se ha despachado últimamente un libro que ha  sacudido notablemente el polvo acumulado por falta de debate Izquierda - Derecha: El Capital en el Siglo XXI. La evidente connotación - continuación con la obra fundamental de Karl Marx - El Capital - le ha puesto los pelos de punta a medio mundo. Nosotros esperaremos que el libro llegue a nuestras costas, de preferencia traducido, antes de llegar a conclusiones definitivas, pero donde hay humo es porque hay fuego) 

Los Ricos también lloran, o tratan de convencernos de eso

Los aparatos de Control Ideológico - Cultural de la periferia en que vivimos poseen el defecto que pueden dinamitarse desde dentro, en aplicación del viejo principio de la Pulga y la Locomotora (Una pulga no detiene una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista). Los liberales e intelectuales de fuera parecen en cambio no temerle tanto a la polémica como los de acá, que apenas merecen el nombre de liberales y que sólo polemizan cuando tienen todas las ventajas. Y así en el hemisferio norte se le ha espulgado a Piketty para encontrarle sus defectos, y seguro le han encontrado algunos, porque toda obra humana es perfectible. El Financial Times le encargó a sus expertos que lo hicieran y le han encontrado algunos problemas en las cifras. Sin embargo, el contraataque pikettiano ha tenido como abanderado a Paul Krugman, premio Nobel de Economía y mentor del Tomasito, con lo que el remedio ha resultado peor que la enfermedad, porque según parece el argumento del ceteris paribus es como la proverbial pistola que puede disparar en las dos direcciones.   

Efectos sobre la Derecha, la Izquierda y el Sentido Común

No hemos leído aún la obra de Piketty - lo haremos cuando la tengamos a nuestro alcance, y espero que la reseñaremos cumplidamente - pero según parece a los que la han leído y digerido les ha producido un triple efecto:  

Uno: La corroboración científica (Si creemos que la Economía es una Ciencia) de las afirmaciones éticas de la Izquierda en general. Esto, de ser verdad, es extremadamente importante. La Izquierda siempre ha sido históricamente más que un buen deseo ético - moral, es la pretensión de estar en lo cierto en cuanto a sus afirmaciones fundamentales, es decir, se define no sólo por ser "buena" moralmente, sino por ser "cierta" cognitiva y epistemológicamente. Estas son las dos piernas de la Izquierda, doble componente perdido desde que la URSS reventó sus costuras en 1991, y que no pudo ser reemplazado desde una Cuba a la defensiva o una China Popular con Socialismo de Mercado. Esta Izquierda coja fregó las últimas dos décadas y media. Imagínensela caminando con las dos piernas.

Dos: La corroboración de que la Derecha Internacional preferiría no tratar el problema de la Desigualdad, por aquello de que mejor no tocar aspectos delicados, lo que los clásicos españoles dirían mejor no meneallo. Pero como nosotros no creemos ni en pajaritos ni en que los liberales de fuera son como los que dicen serlo acá, la crítica del Financial Times a las cifras de Piketty pareciera teledirigida a arrojar dudas sobre la lógica y la certeza de la afirmación central de la Desigualdad Creciente, y con ello por lo tanto eliminar una de las dos piernas en que se apoyan las Izquierdas. Astuto, por decir lo menos.

Tres: De ser cierta la corroboración científica de la Creciente Desigualdad, el efecto sobre el Sentido Común de la sociedad contemporánea puede ser devastador. Y la devastación se distingue en los repentinos y también devastadores huracanes de lucidez que las afirmaciones centrales de Piketty están desatando sobre la lógica del control ideológico - cultural de la Derecha por parte de medio mundo que andaba rondando por ahí, pero que no las traía todas consigo porque con la ética no basta. No puedes ser neorrealista y posmoderno a la vez.  

Preguntas

¿Habrá tratado Piketty de ser Karl Marx en serio, de ser más que Karl Marx, o simplemente de vender su libro como pan caliente (lo que de seguro está pasando)? ¿Es éste el principio de un neomarxismo? Para Lenin, el viejo marxismo tenía tres fuentes y tres partes integrantes: La Filosofía Alemana, la Economía Británica y el Socialismo Francés. Probablemente haya que invertir los términos, francamente no lo sabemos. Pero que el Fantasma sigue vivito y coleando y recorriendo el mundo, qué duda cabe: Tantas veces se ha machacado el fallecimiento de Marx y de todo lo que oliera a marxismo, que verlo de nuevo reencarnado produce la misma sensación que una película de zombis: El wishful thinking queda cada vez más al descubierto y la cosa se pone cada vez más interesante. Estaremos alerta para ver qué sigue.

La Crónica de Lecturas sobre EL CAPITAL EN EL SIGLO XXI se encuentra en el siguiente enlace:
http://memoriasdeorfeo.blogspot.com/2014/07/cronicas-de-lecturas-87-thomas-piketty.html

Peru Blogs