martes, 4 de octubre de 2011

CONTRA LA EDUCACIÓN FORMAL


“(…) recibimos tres educaciones distintas, si no contrarias: la de nuestros padres, la de nuestros maestros y la del mundo. Lo que nos dicen en la última da al traste con todas las ideas adquiridas anteriormente.” 
(Montesquieu, en “Del espíritu de las Leyes”)

“Un día nos dijeron / Jueguen a estudiar / los hombres son hermanos / y juntos deben trabajar. / Oía los consejos / los ojos sobre el profesor / Había tanto sol / sobre las cabezas / Y no fue tan verdad / porque esos juegos al final / terminaron para otros con laureles y futuro / y dejaron a mis amigos pateando piedras. 
(Los Prisioneros, canción “El baile de los que sobran”)

“(…) la mayor parte de la enseñanza tiene lugar fuera de la escuela. La cantidad de información comunicada por la prensa, las revistas, las películas, la televisión y la radio, exceden en gran medida a la cantidad de información comunicada por la instrucción y los textos en la escuela.” 
(Marshall McLuhan, en “El aula sin muros”)


Para Montesquieu la Educación Formal se contrapone a la educación posterior que se recibe por la experiencia en el mundo. Para él, como para muchos, decir de lo que existe que existe es verdad, y en consecuencia la realidad concreta del mundo equivale a la verdad, es decir que la educación formal impartida por los maestros nos miente. La música contestataria de los años 80 del conjunto chileno Los Prisioneros proporciona una visión análoga y más dramática desde la perspectiva del alumno inmerso en la educación de la época de Pinochet, con lo que orquesta una suerte de Ante Prólogo de la tremenda conmoción social que sacude Chile en estos días, y que los medios de comunicación peruanos hacen hasta lo imposible por esconder. El epígrafe de McLuhan, profeta y gurú de las Comunicaciones, nos da una perspectiva cuantitativa: Por cualquier método de medición que empleemos, el número de bits de información proporcionada por los medios de comunicación excede inmensamente a la recibida en la Educación Formal.



Lo formal, lo no formal y lo informal

La Universidad de la Vida le llaman algunos a la educación obtenida por la experiencia. Justamente la experiencia habla de lo complejo que es adquirir un verdadero conocimiento del mundo que nos permita transitar en él con cierto éxito. Probablemente encontremos aquí el origen de la sensación de estafa y fracaso que sienten muchos cuando de educación formal se trata. Las críticas aparecen desde el principio del establecimiento de los sistemas de Educación Formal, y se ha mantenido durante dos siglos y medio. Vale hacerse la pregunta de por qué se ha mantenido esta situación, y además lo que la sociedad ha hecho para sacarle la vuelta. Parece incontrovertible que, así como se siente la sensación de estafa frente a la educación formal, existe la sensación opuesta frente a la educación no formal e informal, tan convencida está la gente de su utilidad, se percibe que la educación parece ser más efectiva cuando es no formal o informal.o

Conviene aclarar a qué nos referimos con Educación Formal, no Formal e Informal. La Educación Informal se imparte fuera de las instituciones educativas. Por el contrario, la Educación Formal se imparte sistemáticamente dentro de las instituciones educativas. La confusión conceptual es extrema entre lo No Formal y lo Informal, pues no es lo mismo hacer el sudoku del periódico que seguir un curso de italiano on-line, donde ambos están fuera de los procesos de las instituciones educativas, aunque estirándolos un tanto pueden incorporarse en algún nivel de diversificación curricular. Las fronteras entre unos y otros están poco definidas.


La experiencia cotidiana es una de las mayores fuentes de aprendizaje. De hecho, las personas en nuestro ciclo vital arrancamos por ahí y alcanzamos complejísimas competencias vitales, como la del lenguaje, sin pasar por la educación formal. Muchísimas personas no van a la escuela y consiguen ganarse la vida con solvencia. Los grandes millonarios, a veces tomados como paradigmas, por lo general carecen de estudios formales, y obtienen grandes logros económicos. El aprendizaje del juego y el deporte son casi siempre espontáneos, aunque puedan ser fácilmente trabados por papis y mamis sobreprotectores. Los grupos sociales que los niños forman espontáneamente en su proceso de socialización son también una fuente notabilísima de aprendizaje, de hecho la escuela aprovecha esta característica de la socialización para introducir su propia agenda educativa.

La sobreprotección es gran enemigo del aprendizaje, y fomenta la obesidad infantil. Como lo prueban todas las sociedades primarias basadas en la caza, pesca y recolección; así como las rurales basadas en la actividad agropecuaria, la instrucción paternal-maternal-familiar es de todo punto de vista esencial para la formación de los niños, y es difícil calificarla de informal o no formal.


Ventajas de la Educación no Formal e Informal

Dados los problemas yo costos de la Educación Formal, muchísimas familias asumen estrategias de enseñanza/aprendizaje basadas en la formación en casa y otros procesos fuera de la escuela. El estado emplea estrategias de educación no formal e informal para cubrir brechas educativas notables. No soy tan contestatario al ponerme contra la educación formal, muchos ya lo hacen. Simplemente pasará tiempo antes que se note la mejoría producida por cualquier proceso de cambios que mejore la calidad educativa en la educación formal. Creemos que para adelantar en este aspecto y mostrar algunos logros no es mala idea incorporar las estrategias más exitosas de la educación informal y no formal a la escuela y demás instituciones educativas. Se supone que la educación debe ser útil, y  debería formar en capacidades y competencias específicas y necesarias para el desenvolvimiento de las personas en la sociedad y el trabajo.

Qué se puede incorporar a la Educación Formal

Aunque en nuestro país no hay dirección clara y los cambios se producen a la deriva guiados por la mano invisible del mercado, hay experiencias importantes. Las informales Academias Preuniversitarias en nuestro país, que respondían a un problema institucional y de calidad educativa resultaron en una manera de hacer plata rápida, proporcionando por un precio lo que la educación formal debía dar y no daba: El ingreso a la Universidad. Al final, las Academias aterrizaron, con bemoles y enormes dudas, en Colegios Preuniversitarios y Centros Preuniversitarios patrocinados por las Universidades. Pero hay otras experiencias que pueden aportar a la Educación Formal:


  • La Alfabetización de Adultos, si se conducen bien y no como se hace en el Perú. Pero como  las habilidades de lectura y escritura son imprescindibles, se pueden recoger muchas lecciones para incorporar a la escuela.
  • Los Procesos de Reconversión Laboral y Profesional conducidos por los Ministerios o programas del estado dirigen a la PEA hacia las actividades productivas. La necesidad de tecnicaturas masivas para encuadrar a la generación NINI (que NI trabaja NI estudia) desde la secundaria puede alimentarse de las experiencias de estos programas.
  •  La Orientación vocacional y profesional, proporcionada por psicólogos y maestros ayuda a los adolescentes a encontrar su lugar en el mundo. La Tutoría existe y está regulada, pero necesita ser masiva e incorporaroooo lo que hacen los psicólogos y maestros individuales.
  • Formación para el primer empleo, o empleo juvenil. En nuestro país la experiencia de PROJOVEN tiene muchos años, se requiere replicarla y hacerla crecer. Su principal activo es reunir formación y práctica profesional, no parece imposible incorporarla a la formación en Secundaria y Técnico-Productiva.
  •  Programas complementarios y de apoyo a la Educación Formal, donde encontramos instituciones, como Museos, Granjas interactivas, Bibliotecas, Filmotecas, Centros de Información, Medios de Comunicación, etc. Hay que destrabar la burocracia para que estos programas aporten a la educación pública.
  • Programas abiertos al público de carácter cultural, deportivo y recreativo podrían incorporarse a las escuelas como actividades propias de la formación escolar. Los clubes profesionales de fútbol, por ejemplo, podrían hacerse perdonar sus muchas faltas y demostrar que sirven para algo si fomentaran programas deportivos dirigidos a escolares.
  • La Educación a Distancia cuenta con una enorme experiencia acumulada en el ámbito privado y público; y las posibilidades que ofrece la interconexión a través de la www son inmensas. Es tan obvio esto que ya se fomenta la interconexión y entrega de computadoras a las instituciones educativas. Ahora lo que hace falta es recoger las experiencias de la Educación a Distancia para construir modelos educativos integrados entre lo presencial y lo no-presencial.
  • La acción de los medios de comunicación resulta esencial, y no puede soslayarse, pues en nuestro medio no se trata solamente de incorporarlos a un esfuerzo nacional por la educación, sino además de impedir que continúen haciendo el daño que cotidianamente hacen.
Colofón

Hay, como siempre, mucho qué decir. Pero si tratamos de hacer de la educación Formal algo diferente de la estafa que es, tenemos que pensar estrategias para ello, este es un pequeño aporte. A otras mentes más capaces dejo el tema y hago mutis por el foro. Punto por hoy.

Peru Blogs