miércoles, 18 de enero de 2012

¿POSITIVISMO MORAL O IMPERIALISMO CULTURAL? UN VIDEO TED

En el contexto de la organización TED: Ideas worth spreading (Ideas dignas de ser difundidas), se presentó el Filósofo y Neurocientífico Sam Harris en Febrero de 2010. Su conferencia, que podremos ver a continuación, afirma que la Ciencia permite responder preguntas sobre moralidad. Ha sido clásico señalar que las proposiciones referidas al Ser no son del mismo tipo que las proposiciones referidas al Deber-Ser, separando así el dominio de lo fáctico del dominio de lo ético. Esta separación ha jugado en dos direcciones que no consideramos correctas: Por una parte ha justificado en la práctica el pragmatismo y la doble moral, y por la otra ha dado lugar a una suerte de relativismo moral ingenuo. Harris trata de resolver este problema partiendo del hecho que hablar de moralidad implica hablar de hechos que pueden ser Verdaderos o Falsos, y por eso caer dentro del dominio de la Ciencia. Conviene escucharlo, la conferencia está en el siguiente enlace:

Sam Harris: Science can answer moral questions | Video on TED.com


Una vez que hemos visto el video, me gustaría dejar flotando algunas reflexiones críticas sobre los puntos de los que trata:

1. ¿La búsqueda de un positivismo moral no terminará por deslizarse hacia un imperialismo cultural de la peor especie? Recordemos lo que pasa en un terreno bastante menos espinoso, el de la determinación del coeficiente intelectual, que ha sido muy criticado precisamente por disfrazar de positivismo epistémico lo que no era más que imperialismo cultural. Liberarnos de los contenidos ideológicos - entendiendo ideología como auto-engaño, como quería el Viejo Marx - pareciera ser condición sine qua non para poder ocuparnos con cierta eficiencia del problema moral. ¿Será posible liberarse del poder de la doxa (opinión)? ¿Proporciona el método científico base suficiente para fundar sobre él una moralidad positiva? Aunque Harris parece pensar que sí, su aproximación es lo suficientemente polémica para justificar la intervención final de Chris Anderson en la Conferencia (es extremadamente raro que esto suceda en las Conferencias TED) para orientar el tema  precisamente a restablecer una suerte de equilibrio.

2. ¿Son los hechos verdaderos o falsos, según Harris parece haber mencionado repetidas veces a lo largo de su conferencia? No estamos seguros. Los hechos son los hechos, y su descripción y juicio se hacen a través de proposiciones referidas a los dichos hechos. Los hechos no son ni verdaderos ni falsos, las verdaderas o falsas son las proposiciones que se refieren a los hechos. Nos parece curioso que un científico y filósofo de la talla de Harris pueda haberse enredado en una cuestión tan básica. Tal vez esto podría ser considerado una muestra de ideologización.

3. Los senderos electroquímicos del cerebro pueden explicar muchas cosas, pero, a riesgo de equivocarnos en un terreno espinoso del que poco sabemos, creo que los circuitos integrados de mi equipo de sonido no me pueden decir mucho acerca de si la música de Beethoven que toco en él es estéticamente bella o no. Pero tampoco hay nada que impida suponer que no podamos emplear lo que sabemos y descubramos sobre química del cerebro, biología evolutiva, neurociencia, psicología, etcétera para entender la génesis y desarrollo de la moralidad. Pero determinar a partir de ahí que estos conocimientos pueden ayudarnos a determinar si existe una moralidad universal básica, a la manera de la gramática generativa transformacional de Chomsky, no me parece que esté ni mucho menos demostrado. A lo más se habría demostrado qué útil podría ser si existiera.

4. ¿Puede existir una moralidad universal no dependiente del cómo los entornos culturales modifican la estructura sináptica del cerebro desde el nacimiento y a todo lo largo de la vida? De ser así el choque entre diversas relatividades culturales se resolvería a favor de una objetividad universal sobre lo que es bueno y es malo. A pesar de todo lo señalado por Sam Harrtis relativizando los eventuales resultados de un esquema de este tipo, la puerta al Imperialismo Cultural queda demasiado abierta a nuestro entender, pues definir el cómo deben ser las cosas suele depender del poder de quien impone sus propias soluciones.

Y punto por hoy.


Peru Blogs