jueves, 30 de octubre de 2014

EL PROYECTO ÉTICO DE LA DERECHA - LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA (VII)

Peru Blogs

EL PROYECTO ÉTICO DE LA DERECHA
LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA (VII)


Introducción

En Educación las cosas no van bien en el mundo, hay desfase entre el desarrollo social en los distintos países y lo que las Ciencias de la Educación están en condiciones de ofrecer, pese a vertiginosos avances al respecto en todas partes. Y si esto no va bien en el Mundo, podemos imaginar lo que pasa cuando incorporamos Vino Nuevo en Odres Viejos, es decir cuando metemos adelantos en estructuras educativas anquilosadas y diseñadas para la exclusión social, como la peruana. En mi país no importa qué indicador usemos, vamos muy abajo en lo positivo y muy arriba en lo negativo, y el principal rasgo es la inercia que refleja inmensa resistencia al cambio. Sin embargo, la crisis educativa iguala a todos por más o por menos en la Enseñanza de Valores Éticos, si consideramos los resultados nadie logra lo que quiere. En pocos aspectos como en éste chocan más frontalmente las influencias sociales con las del currículum abierto de la escuela. O, si se quiere, entre el currículum abierto y el currículum oculto en todas las instituciones sociales.

Definiendo el Problema

La lúcida Psicóloga chilena Pilar Sordo advertía ha poco en una charla para padres de familia (muy distintas de las que hace para ganar plata o promover sus libros) que sólo un 10 a 15 % de jóvenes chilenos se forma en el cumplimiento de reglas y normas sociales, y advertía que un 10 a 15 % de la población no permite una sociedad estable. El enfrentamiento en Chile sobre el Lucro en la Educación es un problema social, me pregunto qué porcentaje de jóvenes peruanos se forma en el cumplir reglas y normas, y digo cumplir y no marcar el paso, que hay diferencia entre Autonomía y Heteronomía. Pero no hay datos, para variar.

Tratemos de pensar el problema: Es incuestionable que las dictaduras no producen ciudadanos. Décadas de pinochetismo en Chile barrieron los problemas sociales bajo la alfombra, y al final igual estallan en enfrentamientos de clase que tratan hoy de procesar con alguna solvencia a través de una institucionalidad que en el Perú no hay. Una lección es que no se puede basar el aprendizaje del respeto a normas y reglas únicamente en el castigo, es decir en el establecimiento de una moral heterónoma basada en la represión.

Las ideas de Dictadura y Castigo son parte fundamental en la trama ético-moral de la Derecha Política, en particular en el Perú. En Chile y otros países se ve clara la bancarrota del Proyecto Ético de la Derecha, basado en el Homo Economicus como paradigma de la especie humana - Hombre Unidimensional a lo Marcuse - cuya motivación principal es la supervivencia, y para ella sometido al control de la autoridad por el miedo, la reverencia y la fuerza. Ello crea la contradicción que en sí misma se constituye ya en enfrentamiento y a la que el Autoritarismo no proporciona salida, apenas un enfriamiento a costo inmenso.  

Valores Éticos de la Derecha

Toda sociedad permanece por un doble juego de proposiciones axiológicas positivas y negativas, es decir Valores que la acción social fomenta y Anti-Valores que la sociedad rechaza. Por cierto, una definición “correcta” de Valores relativiza los Anti-Valores, en especial si nos alejamos del ius-naturalismo, trampa en que caen incluso intelectos vigorosos. Es que la tentación de disponer de una Verdad a la cual someter usos, costumbres y leyes es grande por lo sumamente cómoda, pero por desgracia cada vez menos adecuada a la ingente variedad que se instala en nuestras sociedades a tenor del avance social globalizado.

Se constata que las Derechas Económicas y Políticas tienen en la cúspide de su escala de valores el Consumo y la Ganancia Económica. Sin menoscabar la importancia de valores orientados a la supervivencia y la mejora de las condiciones de vida, cuestión para nada baladí, cabe cuestionarse si se puede estructurar la sociedad sobre una sola dimensión es decir, centrándola en el único objetivo del crecimiento económico, sin considerar otras circunstancias y valores, como las del emprendedurismo, en las que no abundaré hoy.     

El Proyecto Ético de la Derecha Política

Mantener el control de la sociedad de modo que los trabajadores trabajen cada vez más por cada vez menos, es, por decir lo menos, difícil. Al revés de lo que los creyentes en la mano invisible del mercado señalan desde sus anteojeras ideológicas, la evolución natural de la economía capitalista en sociedades estamentarias retrasadas en lo social apunta exactamente en la dirección que ocurre en el Perú: Crecimiento desmesurado del sector informal que escapa a reglas de juego impuestas, enclaustramiento de sectores sociales dominantes en una economía extractiva basada en todo o en parte en subsidios sociales con los que el sector formal es financiando por el sector informal (como el cholo barato), y creciente enfrentamiento en los límites de la marginalidad entre estos dos sectores, al debilitarse a profundidad el aparato estatal que debiera dar soporte a la estructura de la desigualdad. En este sentido, el Proyecto Ético de la Derecha de una escala de valores unidimensional refuerza la división en mentes ya escindidas entre lo Formal y lo Informal, y deviene en mecanismos para construir y sostener mentes esquizoides en su desempeño social. Las consecuencias de este hecho son imprevisibles, pero fácilmente observables en la anomia social preponderante.


Colofón

La Derecha no es intrínsecamente malvada, esa idea corresponde a un pensamiento de tercio excluido, ajeno a toda complejidad y sentido holista de la realidad. Hay modos de definir Derecha e Izquierda de manera objetiva, como partes de un solo sistema social, político y económico de múltiples facetas. Sin embargo, en la Derecha del Perú y América Latina prepondera una Ideología limitada, heredada de la Guerra Fría. A la Derecha Política le faltan neuronas y le sobra conservadurismo ciego. Un aggiornamiento liberal que le devuelva peso ético a sus ideas y le permita dirigir resulta a estas alturas impostergable. Ello no puede hacerse desde la escuela, requiere desbrozar el autoritarismo de la Derecha desde sus organizaciones, y esto quemará, pero las hogueras no solamente queman, también iluminan. La pregunta es si desde una mente unidimensional es posible plantearse dimensiones múltiples. Y ahí lo dejamos por hoy.  

(Nota Final: 
Que la Izquierda se merece su chiquita, no hay duda. 
Y ya viene.)