martes, 5 de octubre de 2010

LA DERECHA NO SE DEJA: TRIUNFOS HECHIZOS

La Derecha no se deja: Triunfos hechizos

La desesperación de la Derecha en el Perú se ha hecho evidente en los últimos días. Ya sabíamos que querían bajarle la llanta a la Susita Villarán. Y el asunto es ahora ganar en la Mesa lo que se ha perdido claramente en las urnas. No sabemos aún qué pasará, solamente sabemos que tenemos al frente un enorme contrasentido: Ganar en las encuestas y las urnas, y perder en las mesas.

¿Puede alguien olvidar las célebres y públicas palabras de Alan acerca de que podía evitar que alguien ganara las elecciones? ¿No puede cualquiera decir cuál de las dos candidatas representa los intereses de la alianza en el poder y cuál no? ¿Puede alguien confiar en que la derecha peruana tolerará una fisura en su esquema de repartija de la torta? Los ciudadanos tenemos el deber de la sospecha. Se cocina el triunfo hechizo de Lourdes.

Y se cocina, es decir, se prepara y se condimenta. La estrategia fue bien pensada, trabajada rápida y eficientemente con la intervención de los diversos actores involucrados, y ejecutada por etapas según la situación se presente. Ello lo demuestra la perfecta sincronización de declaraciones, la sabia combinación de copamientos de prensa, la evidente inquina contra Susita, la descarada intervención pro Lourdes de periodistas cooptados por sus patrones, políticos de la alianza en el poder, economistas que crean alarmas innecesarias (creemos que PPK se mandó por la suya al saber que lo estaban dejando fuera del esquema, así que lo suyo puede asumirse como un exabrupto), y los medios de comunicación.

Las etapas se desarrollaron con precisión y alevosía, para configurar una de las campañas más manipuladas de todos los tiempos:

Uno: Bajarle la llanta a Susana, con mentiras y medias verdades. Ya sabemos que en eso los medios y la clase política tradicional son expertos.

Dos: Convertir la elección municipal de Lima en el caos que se presentó y que los medios primero mostraron y luego taparon en el transcurso del día. Cosa de la ONPE de Magdalena Chu y de las jefaturas máximas.
 
Tres: Impugnar tantas mesas como sea posible para poder poner en juego el poder económico y conseguir ganar allí y desembarcar a Susita. Esta es cosa del PPC mismo y sus aliados Castañeda y socios menores, con esporádicas intervenciones de poderes más altos en los puntos precisos, y en los momentos oportunos. Según tenemos entendido han sido impugnadas más de 8000 actas. Suficiente para una buena crema volteada.

Naturalmente será un triunfo ridículo, basado en dos premisas: La Exclusión política organizada desde la alianza en el Poder Derecha Económica – Medios de Comunicación – Mafia - Derecha Política – Apra; y la Ingenuidad de los caviaritos de Susita.

Para cualquiera con medio dedo de frente, está claro desde el 2006 que la alianza en el poder hará lo que sea para mantenerlo. La plata manda, y mantener a la indiada en el yanaconaje es la primera prioridad, porque como decían los gamonales del siglo pasado ¿qué pasaría si los indios se percatan de que tienen derechos? Y con eso se justifica quemar escuelas por la vía presupuestal que es más efectiva y masiva que el fuego. Por ello, cuando se sienten amenazados ahí se mueve todo. Y así ha sido en toda América Latina, desde México hasta la Argentina, así que no pensemos que acá será la excepción. Y eso que Susita no es precisamente una terrible amenaza, y más bien les hace el favor de dividir a las izquierdas. Pero cabe preguntarse qué pasaría si se sacude un poco la alfombra desde una posición independiente. ¿Saltarían las evidencias de corrupción y cabildeo descarado en las obras municipales? Porque aquí estamos hablando de plata grande y de la punta del iceberg. ¿Se tolerará que salga al descubierto la estructura de la concentración del dinero y el poder? ¿Se aceptará que Susita y su equipo de Caballeros Andantes calateen la entraña maloliente del poder? Creemos que todo se dirige a evitarlo, tal como lo hicieron el 2006 respecto a la campaña presidencial. Como vimos entonces, no hubo promesa que no se rompiera, ni truco que no se utilizara. La democracia es para los iguales, y qué bueno para esta gente que algunos sean más iguales que otros.

Y por otra parte, queda la percepción de la Ingenuidad Política que Susita y su Equipo están demostrando. Aunque se les puede disculpar el no tener suficientes ni muy capacitados personeros, su estrategia de medios ha sido pobrísima, dejándole la cancha al adversario, con lo que perdieron el primer round, y están al borde de perder el segundo. El concepto de la “política moral” o “política ética” parece guiar sus acciones, y el problema es que los adversarios no tienen ninguna. No sería tan malo ser tan buena gente si no fuera porque sabemos qué es lo que pasa cuando se encuentra uno con los tiburones. Vemos como la buenote muchachada de Fuerza Social contempla como la ONPE le gana las elecciones en la Mesa de Conteo de Actas. Y se habla de una limpieza en los comicios que no se la cree naides. Susita y Fuerza Social tendrán que aprender que presentarse como las víctimas solamente funciona de uno en fondo.

Naturalmente esperamos y deseamos que la limpieza gane. La limpieza en serio, no la apariencia de limpieza. La decencia en serio, no la decencia catañesca o castañedesca. Estamos demasiado empachados de pobreza moral. Susita, con todos sus defectos, refrescaría el sistema democrático, y su “derrota” en mesa solamente demostrará que con la Derecha no se puede ir lejos en la ruta democrática, porque cuando les afecte los bolsillos la traicionarán. Y ello es tan evidente que decir hoy en día que se forma parte del sistema político es casi un insulto y hace a uno taparse las narices, no vaya a ser contagioso. En tanto, ser anti-sistema se va convirtiendo poco a poco en garantía de ética personal e integridad política …

La rapacidad tiene límites. Hay elecciones para el premio mayor el próximo año. La angurria reaccionaria que no suelta la mamadera puede hacer que se pierda al final la soga y la cabra. César Hildebrandt señaló la increíble ausencia de una derecha democrática que le diera la bienvenida a una izquierda democrática y conformara con ella un sistema de poder efectivo y sostenible. Pero, como Vargas Llosa señaló en su momento, la derecha peruana es la más retrógrada de América Latina …