jueves, 9 de enero de 2014

LA VERDAD Y LOS MEDIOS (RECARGADO)

Nota: Este artículo del 2011 vale la pena RECARGARLO, porque la pólvora que trae es importante de ser encendida hoy que la Libertad de Prensa y la de Empresa en el Perú se entienden  una sola y la misma cosa. Así que ahí  va, con algunas pocas modificaciones dictadas por el momento:  


LA VERDAD Y LOS MEDIOS
(recargado)



ninguna ley ni concertación puede autorizar ni establecer monopolios.  La prensa, la radio, la televisión… las empresas, los bienes y servicios relacionados con la libertad de expresión y de comunicación no pueden ser objeto de exclusividad, monopolio ni acaparamiento

(Constitución del Perú de 1993)


Las circunstancias actuales que vive la Libertad de “Emprensa” en nuestro país son más o menos conocidas. A pesar de todo lo que digan o hagan medios y periodistas para lavarse la cara, está claro que la mente humana puede ser influida, y es evidente que el control de los medios de comunicación es una herramienta esencial a tal efecto. Los despidos y reacomodos, compras, ventas y concentraciones que se están produciendo en los medios mientras hablamos obedecen a una lógica de varias aristas, una de ellas controlar la información que llegará o no llegará a los ciudadanos, a fin de prepararse para lo que se viene, y no permitir que gobierne otro que no sea quienes les conviene. Por ello se silencian algunas cosas y se muestran otras con diverso grado de manipulación a través del empleo de sesgos y ángulos. Es el común desempeño de los medios del que no se cansan nunca como pueden atestiguar todos los que leen un titular o escuchan o ven una "noticia" u "opinión"..

La ética periodística vive en un conflicto constante entre la verdad y su ocultación. Aunque la Verdad se discursee como el Valor más alto de su escala, el ejercicio encallecedor pasma este concepto y crea monstruos cotidianos. Los periodistas, aún los más sonsos, son conscientes del poder que otorga manipular enunciados y establecer agendas, lo que hace parte de la sensualidad de su oficio. Pero el Valor de la Verdad (el de verdad, no la burlona parodia televisiva) sigue estando allí y seguro friega a los que conservan algo de ese molesto rasgo que llaman "conciencia"..Para algunos debe ser extremadamente complicado transar, siempre y cuando creamos que, dentro de los límites de la conducta humana, los Valores pueden determinar en parte dicha conducta.

¿Y qué es la Verdad?

La Verdad es un Valor. Pero al repetir la antigua pregunta de Poncio Pilatos “Quid es veritas?” nos hallamos en el vericueto de distinguir varias Verdades relativizadas: “Tu” verdad. “Mi” verdad. "La" verdad del periódico donde trabajo. La muy importante "verdad" del sueldo que recibo. La verdad sin anestesia es escurridiza, pero como es un valor que el ejercicio periodístico serio se toma muy a pecho, vale la pena una definición operacional para ver si la Verdad es objetiva y está presente en los enunciados, o si solamente existe como conveniente entelequia para fines de manipulación e instrumento de concentración de capital para el que puede concentrarla y controlarla.

Aristóteles el Filósofo tenía una mente ordenada, y además no trabajaba para la Prensa Parametrada, y  por ello dio a luz una definición útil: 

“Si digo de lo que es, que es; digo verdad (…) 
Si digo de lo que no es, que no es; digo verdad”.

Por el contrario, no hay Verdad ...:

“Si digo de lo que es, que no es, digo mentira (…)
(y) si digo de lo que no es, que es, digo mentira”.


Tratemos de explicar el aparente rompecabezas, ya que como profe estoy obligado a tratar de poner en simple lo complejo para beneficio de mis alumnos y lectores:

Si te muestro un lapicero,
 y te digo que esto que sostengo en la mano ES un lapicero; 
te estoy diciendo la verdad. 

Si te muestro un lapicero, 
y te digo que esto que sostengo en la mano NO ES un hipopótamo; 
te estoy diciendo la verdad. 


Contrario sensu, 

si te muestro un lapicero, 
y te digo que esto que sostengo en la mano NO ES un lapicero; 
te estoy mintiendo. 

Y si te muestro un lapicero, 
y te digo que esto que sostengo en la mano ES un hipopótamo; 
te estoy mintiendo de nuevo. Y con descaro.


Aplicación

Vale decir, la correspondencia entre el ser de la cosa y la expresión de la cosa tiene un determinado valor de verdad, no dos ni tres. Y cuando la mente humana encuentra inconsistencia entre lo que hay y lo que se dice, se produce la Duda, lo que los periodistas se lo saben bien, puesto que por ella suelen perder el puesto.

Vamos a un ejemplo concreto: Si te digo durante años y años que Ollanta Humala es un terrorista y violador de los Derechos Humanos, chavista y pagado por el Oro de Moscú, que te quitará a tus hijos y les lavará el cerebro; y súbitamente ves a Ollanta Humala en su casa jugando con sus hijos y haciendo ejercicio por las mañanas para mantenerse en forma, pues a no ser que ya no tengas mente, verás ahí una inconsistencia a lo bestia entre lo que ves y lo que se te dice: El monstruo chavista sediento de sangre tenía sus hijos y un físico que trata de mantener. Humano, después de todo.

Y este ejemplo sería de lo más bobo si no fuera que determinó despidos, cierres de programas, cambios de programación y transportar desde Miami a precio de oro manipuladores profesionales. Algunos periodistas se olvidaron dónde cobraban sueldo y cometieron el exceso de informar al público, con lo que no acataron la consigna de deshumanizar al candidato Ollanta Humala. La inconsistencia alertó en nuestras mentes la contradicción, y a muchos obligó a cambiar de perspectiva: Nos dijeron que era un lapicero, y lo que vimos fue un hipopótamo. Conclusión: Alguien trata de engañarnos, y a la gente no le gusta que la engañen. El actual conglomerado mediático muestra que no aprendió la lección, e insiste en lo mismo, suponiendo que pasará algo distinto si hace más de lo mismo. Así es, yo tampoco lo entiendo, pero está en su lógica concentrar y cerrar filas para que no se les escape en la próxima semejante inconsistencia, y así poner al que le paguen para poner. 

Conflicto Ético: La Verdad y la Ganancia

Puede que esto a algunos les guste, y puede que a algunos no, pero la Verdad por lo general requiere de esfuerzo para ocultarse, pese a la manipulación. Develar la verdad – lo que es - es más fácil que ocultarla, porque ello depende no sólo de la estrategia del agresor, sino de la del agredido para romper el bloqueo y mostrar su mensaje. Este argumento, retorcido hasta el extremo, es el que usa la prensa parametrada para decir que ... no hay concentración de medios, que todo es una imaginación de nuestros sentidos y nuestra calenturienta mente, debido a la envidia que seguramente nos corroe al no haber tenido un papi con plata de quien heredar radios, TV y prensa escrita.

La Verdad suele ser más brillante que todos los dedos con los que trata de taparse el Sol. Pese a los ingentes esfuerzos de distracción y la tremenda inversión monetaria para redirigir nuestras mentes al colorcito naranja, entraron en acción la entropía y las leyes de Pareto y de los Rendimientos Decrecientes. Es decir, bastó una pequeña ruptura del bloqueo informativo para que el Fujimorismo y su aliado el Grupo El Comercio perdieran las elecciones, la paz del alma y la sindéresis.

Choque de Valores

¿Por qué se oculta la Verdad? ¿Por qué se trata de crear una “verdad paralela” que está claro que es mentira? Debe haber buenos motivos para cometer semejante retorcimiento: La plata es uno. El poder como herramienta para conseguir más plata es otro. Tratar de que no nos descubran las tropelías y latrocinios califica. El Control como ejercicio de la sensualidad también, y podríamos seguir listando. Pero si escarbamos un poco más y le aplicamos una de esas bonitas técnicas de  Laddering que están de moda en la Investigación de Mercados, podríamos llegar a los Oscuros Complejos y Contradicciones del Inconsciente, y ello nos permitiría más o menos enmarcar el asunto en un conflicto ético, basado en el choque entre dos o más valores:

La Verdad es un Valor del ejercicio periodístico, la Ganancia en cambio es un valor empresarial. Cuando ambos no se confunden ni se cruzan pueden convivir razonablemente bien, y ganarse honestas utilidades y emolumentos con ello. Pero si el Valor de la Ganancia se superpone al Valor de la Verdad, entonces hay conflicto de intereses: Y si se decide que la Ganancia manda, será "lícito" y "permitido" y "moral" mentir y manipular para obtener más Ganancias. Obsérvese lo blindado de este instrumental razonamiento y como se le aplica al programa de la TV denominado precisamente El Valor de la Verdad, en donde esta será "mostrada" a cambio de 50,000 morlacos en metálico, mondos y lirondos. Queda claro entonces cuál es el Valor predominante, la venta del uno por el otro a que se procede, el monto, y la eterna sonrisa sardónica del perpetrador de ese programa cuando piensa con qué poca sutileza consigue engatusar a tanta audiencia.  

Los Valores de los Medios de Comunicación

El actual problema de la Concentración de Medios expresa una escala de Valores muy clara: La Ganancia está sobre la Verdad, y ya está. La opción es por la Corrupción frente a la Honestidad, por el Instrumento frente al Principio, por la relatividad frente a la objetivación. Al Grupo El Comercio no le interesa establecer reglas y ponerse límites, creer en la autorregulación es creer en pajaritos, no existe y no existirá porque no es funcional a los Valores reales que sostienen su desempeño social. Entre los valores en juego que expresan, tomaron partido por la Plata, y queda claro que dicha elección es sentida como vergonzante y tratan por ende de disfrazarla a través de argumentos "racionales" que caen rápidamente en falacias. Pero la gente sabe que no le puedes llamar hipopótamo al lapicero. Y ello porque la Verdad es un valor que también tiene sentido en el mercado: Yo no puedo decir que mi producto que vendo cura la calvicie si NO cura la calvicie. Los enojados y muy pelados consumidores protestarían ante los organismos pertinentes (Indecopi, verbi gratia), los que están en la obligación de intervenir para salvaguardar el sentido del Mercado. al que tanta y tan desigual importancia se concede.

¿Qué es más importante: la Verdad política o la verdad de los productos para hacer crecer el pelo? Se puede salvaguardar la Verdad de las informaciones dándole el poder que les corresponde a los ciudadanos consumidores de enunciados que los medios de comunicación proporcionan por un precio, lo que tiene sentido porque salvaguarda las Buenas Prácticas de Mercado. Cuando los medios se oponen a esto aduciendo la Libertad de Prensa, Aristóteles salta en su tumba y nos dice que lo que están haciendo es decirnos de lo que NO ES, que ES, que la libertad de una Empresa Informativa para mentir es Libertad de Prensa.

Colofón

Que estos temas no son fufulla ni trampas para cazar pajaritos queda demostrado por un hecho incontrovertible: Países comunistas, chavistas y jacobinos como los Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, Japón, Suiza, Italia, etcétera NO TOLERAN una concentración de medios ni la mitad de concentrada como la que existe en el Perú. Que el que tenga Oídos, que Vea.