miércoles, 19 de agosto de 2015

CONTRA LOS PLANES DE GOBIERNO - Parte 1: Para qué sirven


CONTRA LOS PLANES DE GOBIERNO
Parte 1: Para qué sirven

Ningún gobierno es mejor que los hombres que lo integran.
(John Kennedy)

Introducción

Cuando se es realista se parte de lo que existe, y así decimos que los Planes de Gobierno en el Perú casi siempre son trampas para cazar pajaritos, es decir ferias de promesas vacías de contenido. Como escuché alguna vez decir al educador León Trahtemberg, terminan por ser una licuadora donde se meten cosas más o menos heterogéneas destinadas a agradar a ciertos segmentos de la ciudadanía para obtener sus votos. Estoy seguro que se necesita aquí, como en otros rasgos de la política, hacer en lo posible de esta actividad algo útil, razonable y realista.

Es así que los elementos más interesantes de un Plan de Gobierno debieran partir del estudio permanente de la problemática nacional y su transformación en propuestas. En tiempos formé parte de un equipo muy creativo, cuya labor dio lugar a varios tomos de estudio de la realidad nacional, y cuyo último tomo se me encargó con el sustancioso título de Solucionática. Posteriormente intervine en los planes de gobierno de tres agrupaciones políticas, tratando de mantener una línea técnica sólida. Así que algo me sé de qué es y cómo se hace un Plancito de esos. Armado de tales experiencias, y con mi mucho o poco conocimiento, me atreveré a decir ciertas cuestiones sobre y contra los Planes de Gobierno.

¿Para qué sirve un Plan de Gobierno?

(1) Para generar CREDIBILIDAD, es decir para producir la suficiente Confianza Política en el partido o agrupación que lo sostiene. Esto es complejo porque la confianza no se gana solo con un Plan de Gobierno, pero un buen Plan refleja la relación entre la teoría sostenida y la práctica política del grupo que aspira al poder. Un Plan arranca siempre con la exposición explícita o implícita de un conjunto de ideas que le da solidez y coherencia. De esa manera muestra los rasgos de la organización política y la posiciona en el escenario electoral.
  
Es decir, si no generas Credibilidad, tu Plan no sirve. En el escenario del 2011, pese a la caricatura que se hizo del Plan de Gobierno de GANA PERÚ, su flexibilidad permitió la negociación. La reformulación de los aspectos económicos de acuerdo a la situación política marcada por la Primera Vuelta electoral, sumó al plan Original sin cambiar su idea fuerza fundamental: La Inclusión. Súmese la oportuna firma del Acuerdo Nacional, que dio peso a esta iniciativa. Ello no le era posible al fujimorismo, cuyo Plan adolecía de credibilidad, pese a tratar de remediarlo incorporando nombres ilustres no fujimoristas a última hora. Su principal problema era que nadie creía que aquél fuera el real y efectivo Plan de Gobierno. La poca atención brindada al tema del manejo económico, dejado a la imaginación de las gentes, y la endeblez de las ideas en Derechos Humanos y Lucha contra la Corrupción pasaron factura, y se supuso a estos respectos haber un Plan oculto al que la ciudadanía no tenía acceso. El referente político fue el gobierno de Alberto Fujimori 1992 - 2000, reiteradamente valorado como “el mejor”, para justificar del "cheque en blanco" que se le pidió a la población votante, y claramente no fue suficiente.

(2) Para DISEÑAR Y PROFUNDIZAR LOS TEMAS POLÍTICOS en los que un grupo político que aspira a ejercer el poder del Estado debe tener opinión. Es normal que haya temas muy visibles en la agenda pública, y otros sean invisibilizados o en vías de visibilización. Un buen Plan de Gobierno visibiliza sus temas fuertes y dispone de opiniones y propuestas políticas para la mayor parte de los demás temas previsibles, o cuando menos de un staff permanente a los que recurrir en emergencias.

El gobierno de GANA PERÚ se olvidó de esta sencilla verdad cuando las realidades del Poder le cayeron encima. Los principales operadores políticos, la mayor parte de los expertos y la casi totalidad de los cuadros que habían diseñado el Plan quedaron fuera y no estaban disponibles cuando fueron necesarios. Quienes se quedaron carecían de capacidad y reflejos para confrontar y resolver las exigencias programáticas de la lucha política. Esto derivó en la entrega de la Decisión política a aliados e incluso a adversarios, con lo que el sentido de las acciones de gobierno en Inclusión y Lucha contra la Corrupción fue claramente mediatizado.

(3) Para proporcionar los TEMAS FUERTES de Agenda en los que se basa una campaña política. Según la coyuntura política, hay temas más o menos visibles, o que se visibilizan en la lucha política, en especial durante una campaña electoral. El Plan de Gobierno debe proporcionar insumos sobre ellos a los comandos de campaña y difusión, que se puedan convertir en eslogans y ser convenientemente divulgados. Así se establecen agendas sólidas en determinados temas a discutir (Agenda-Setting).

La gran ventaja del Programa de la Gran Transformación de GANA PERÚ el 2011 era su radicalismo, pues los temas fuertes de un Plan de Gobierno tienden a ser estructurales: La Lucha contra la Corrupción y la Inclusión Social le dieron identidad a este Plan. El ataque generalizado al que fue sometido por los grupos de poder y sus medios de comunicación evidenciaron la confrontación y sus actores, así como su impopular perspectiva economicista. Asimismo, las respuestas políticas sobre los temas débiles del programa de gobierno del fujimorismo (Continuidad del modelo económico, asistencialismo y clientelismo de los programas sociales para los pobres, Derechos Humanos, Corrupción) le hicieron mella.


(4) Para DIRIGIR eficaz y eficientemente la ACCIÓN DE GOBIERNO o la ACCIÓN DE OPOSICIÓN. En los espacios públicos se tratan temas políticos específicos, objeto de acción política desde oficialismo y oposición. Los equipos de Plan de Gobierno son los llamados al ejercicio del gobierno si se ganan las elecciones, o a fiscalizar si no. Los Cabinet-Shadow de la cultura política anglosajona, por ejemplo, son importantes tanto para una sensata crítica política como para disponer de cuadros de gobierno listos para asumir responsabilidades en el corto plazo. Esto es más importante si recordamos las circunstancias del derrumbe del gobierno de Fujimori el 2000, y la general inestabilidad de nuestras instituciones.


Los notables vacíos y escaso desarrollo del Plan de Gobierno del fujimorismo el 2011 fueron probablemente el principal factor individual que les hizo perder las elecciones. Dado que lo único que prometían era un estilo de gobierno coherente con las supuestas bondades del estilo autoritario de los años 90, la fortaleza que provenía de este fue en la práctica una debilidad cuando hubo que enfrentar un Plan de mejor factura. Un Programa de Gobierno no se puede basar solamente en apoyos mediáticos.


Dejamos aquí esta primera parte. Ya viene la Segunda.

Continúa en:

http://memoriasdeorfeo.blogspot.com/2015/08/contra-los-planes-de-gobierno-parte-2.html

Peru Blogs