jueves, 10 de noviembre de 2011

INVERSIÓN RESPONSABLE E INCLUSIÓN SOCIAL


“…frente a la inversión socialmente responsable de primera generación basada en los valores (value-based approach) estamos siendo testigos de la emergencia de una inversión socialmente responsable, que algunos llaman de segunda generación, centrada en la obtención de valor a través de la identificación de los factores sociales y ambientales que pueden afectar el desempeño financiero de una inversión (value-seeking approach)” –
Kinder, P. (2005): “Socially responsible investing: en evolving concept in a changing world”. KLD Research & Analytics. Boston, p. 10-11.

Inversión Responsable e Inclusión Social. Así se denominó un evento que tuvo lugar el viernes 4 de noviembre próximo pasado, organizado por Americas Society/Council of the Americas (en adelante AS/COA) y el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República del Perú. Se me presentó la oportunidad de asistir, así que asistí, y me permitiré hacer la crónica de tan interesante evento.

Por cierto, no duró mucho, apenas la mañana. En otros eventos que he estado se la pasan todo el día sin resultados mensurables, así que tomarse la mañana para lograr sus objetivos me pareció respetuoso del tiempo de las gentes Parece que los amigos del AS/COA no son amigos del floro y el chamullo, prefieren ir al grano y lograr sus fines sin dispendiar recursos. Ello es de apreciar en una cultura como la nuestra, que privilegia las plumas y despliegues de poder. He estado en reuniones que duraban días completos – incluso en ocasiones fui contratado para facilitarlas – en las que no se llegaba a gran cosa, a pesar de los esfuerzos del facilitador, único a veces que parece que tiene interés en que se logre algo concreto.

Café, Inscripciones y Estatus

Lo primero que salta a la vista en reuniones de este tipo es la masiva presencia de sacos, corbatas y trajes sastre, suerte de uniformes que denotan un determinado estatus, que parece asociarse con el poseer un amplio conocimiento, injerencia y/o relaciones en el mundo económico y financiero. Están presentes todos los que tienen que hacer con el otorgamiento, calificación y/o aprovechamiento de las inversiones en nuestro país. Abundan los Blackberries, Androids y Lap Tops, así que mi humilde Nextel permaneció en su bolsillo, no fuera que la gente se voltee a mirar al retrasado tecnológico. Traté de pasar lo más desapercibido posible, pero al fin y al cabo los bluyines nos excluimos nosotros solitos, lo que en un evento sobre la Inclusión Social resulta ciertamente extemporáneo, así que me eché el alma a la espalda y me dediqué a hacer lo que había ido a hacer, es decir registrarme, recoger el material, beberme el cafecito y atender a las conferencias e intervenciones.

(Un paréntesis: El título del evento es el que he puesto de título. Pero en el material decía “Inversión, Inclusión y Responsabilidad Social”. No soy exageradamente fijón, pero no se me escapó el cambio de título del evento. Algo se había cocinado antes, y se me hacía claro que lo que se les iba a pedir a los asistentes era bastante más que Responsabilidad Social. ¿O era otro evento con material reciclado?)

En todo caso sentirse fuera de lugar tiene sus ventajas, pues una vez superada la sensación de ser el hippie en el Directorio, puede uno moverse a gusto y observar “desde fuera” con todo desparpajo a los participantes y eventos. Ver en acción los nerviosismos y conflictos de precedencia que presiden estos eventos resulta aleccionador y muy divertido, pues que uno no está en el ajo. Las personas se asustan cuando sienten que se puede poner en evidencia su pequeño lugar en el mundo, y detestan que se les considere por debajo de su posición, pero estos pequeños conflictos que observé se resolvieron no sin cierto gracejo democrático. La combinación desigual de democracia, aristocracia, meritocracia, apariencias y plumas merecería artículo aparte, pero en cualquier caso estábamos ahí para escuchar y para ser observados por los organizadores, que parecían tener muy claro lo que querían conseguir aquel día.

Inauguración

La bienvenida y apertura del evento estuvo a cargo de Susan Segal, Presidente y CEO del AS/COA, y el Ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Roncagliolo. Segal hizo referencia al empoderamiento como herramienta de inclusión y elemento crítico para la confianza, la inversión, y el logro de una estabilidad de largo plazo. La palabreja puso los pelos de punta a la concurrencia, y más de uno trataba en silencio de decodificarla. El Canciller Roncagliolo remató el asunto dejando bien clarito que en cuanto a Inversión e Inclusión, entendía que el gobierno, tras Cien Días, estaba empezando a hacer su trabajo, y esperaba con seráfica ansiedad que el sector privado empezara a hacer el suyo, particularmente en el aspecto de la formación del capital humano.

(Otro paréntesis: Detesto esa denominación de capital humano. Ya sé que se usa, pero no puedo menos que considerar que subordinar lo humano al capital es indicio de deshumanización, pero a tierra que fueres haz lo que vieres, e igual se emplea la expresión de marras, la gente la entiende, y se le puede tolerar en la medida que expresa un concepto. Pero sigue sin gustarme.)

Tras la inauguración nos trasladábamos a la zona de trabajo, y tuve la curiosa sensación de que estaban tratando de hacer entender a un grupo más o menos renuente de gentes que si querían seguir ganando buena plata deberían considerar determinados aspectos sociales que se les habían escapado, como esta cosa novísima de la Inclusión. Y así quedó planteado desde el mismo principio un tira y afloja que se sostuvo todo el evento, y cuya tensión podía percibirse en el aire.

Tira: El Sector privado y el desarrollo social del país

El primer ponente fue Juan Pablo Silva, flamante viceministro de políticas y evaluación social del novísimo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, que desarrolló el tema “El sector privado y el desarrollo social”. Sin extremos y con claridad se exorcizó el fantasma del populismo, con una descripción más que somera y harto positivista de la realidad social peruana, que la relacionaba con elementos de gobernabilidad y presentaba un Modelo de Protección Social que trataba de llenar objetivos de corto, mediano y largo plazo. Si lo que quería el ponente era hacer potable al respetable este gobierno parecía que lo lograba. Me pareció interesante la explicitación de que la lucha contra la pobreza tiene que tener por objetivo la desaparición de ésta. Es decir, un elemento de desarrollo que implicaba que de lo que se trata es de que las personas pobres dejen de serlo, es decir que dejaran de necesitar apoyo y llegaran en el mediano plazo a sostenerse a sí mismas y a producir. Cuando escucho esto siempre llego a la conclusión de que un empresario con visión debería ver aquí montones y montones de potenciales consumidores. Silva enfatizaba el desarrollo de capacidades, la inclusión financiera y el logro de una creciente autonomía por parte de los sectores pobres de nuestra población como herramientas para ello. No le encontré a este punto de vista nada negativo. Simpatizo con todos aquellos que buscan soluciones.

El respetable recibió estas noticias con cautela, pero se había creado un clima expectante, aunque no exento de cierta prevención del tipo “¿Será verdad tanta belleza?”. Como introducción había funcionado, pero en este punto hasta los sordos sabían que lo que se trataba era de convencer a los eventuales inversionistas que su plata, la que ponen en impuestos, sería sabiamente invertida y no empleada en crear redes clientelares, y que los organizadores trataban de establecer líneas de comunicación y lenguajes comunes entre los Inversores Privados y el Estado.

Tira más fuerte: Panel Perú, Inversión e Inclusión Social

El plato fuerte fue, definitivamente, el Panel del subtítulo, donde representantes peruanos y extranjeros del City Bank, Plus Petrol, Microsoft y Cerro Verde, muy eficientemente coordinados y orientados por un excelente moderador de AS/COA, mostraron sus experiencias de inversión social inclusiva. El acento gringo del moderador era notable, tanto como su dominio del castellano y de las costumbres inversoras de los latinos. Tras su presentación, los ponentes se despacharon con sus experiencias y Buenas Prácticas en Responsabilidad Social

CITY BANK presentó un novedoso modelo de microfinanzas a través de la Banca por Celular aplicado en Kenia y otros países. La experiencia impresionó como un concepto ganar-ganar de inclusión financiera, de bajo costo y utilidades en todas direcciones. Las proyecciones que presentó alrededor del caso de la India y otros países, aunque me dio la sensación de estar envuelto en un paquete de wishful thinking, no parecían implausibles, y sí más bien indicio de una inteligencia financiera que ya nos gustaría ver en nuestros criollazos banqueros.

Acto seguido el moderador orientó la discusión en la problemática de la generación NINI, y de la brecha entre oferta y demanda laboral, presentando así la experiencia de MICROSOFT. Esta compañía financia varios programas en nuestro país dirigidos a diversos grupos de excluidos sociales, lo que indica que han analizado bien el tema, y saben que son y serán su principal mercado en el mediano plazo, lo que me parece se acerca a la idea de un aumento sensato y sostenible de sus utilidades. Los programas de Lenguas Nativas introducen software en quechua, en alianza con universidades nacionales de Lima, Cusco y Ayacucho. El programa POETA se dedica a mejorar la capacitación para el empleo de las personas con discapacidad. El Programa Alianza por la Educación (Partners in Learning) emplea un modelo en cascada parecido en algo al sistema lancasteriano para diseminar tecnología de computación. El Programa MUNINET trabaja Escuelas Móviles itinerantes dirigidas a combatir el analfabetismo digital. En todo momento se hizo especial énfasis en la gran preocupación alrededor de los problemas de Comprensión Lectora y Razonamiento Matemático, habilidades imprescindibles para la inserción de os excluidos en el universo laboral. ¿Quieren mis lectores saber si todo esto me impresionó? Por supuesto que sí.

PLUS PETROL presentó una experiencia importante pues como empresa está en contacto precisamente con uno de los grupos tradicionalmente más excluidos en nuestra patria, el de los nativos selváticos, tanto en su zona de operaciones del Lote 1AB como en la de Camisea. Notamos, y no nos gustó, que el representante de la empresa no conseguía librarse de ciertos conceptos paternalistas, estereotipados y prejuiciosos, como el del uso de “ellos” y “nosotros”. En apariencia reflejaba tanto su experiencia, como el deseo de identificarse con el desconocimiento de ese mundo por parte de los asistentes al evento. Aún así me parece un punto de partida importante asumir la existencia y rasgos del Otro. La diferencia entre esta persona y la mayoría de los asistentes es que él si conoce el tema, por más que yo mismo extrañara la ausencia de aquellos de quien se hablaba. En todo caso, la experiencia vista desde ese lado resulta importante.

(Otro paréntesis: El que estas líneas suscribe trabajó un tiempo en dichas remotas regiones del territorio nacional, y de primera mano conoce de las dificultades de adaptación y dificultad de vivir en un ambiente tan extremo. Señalo esto porque condenar sin conocer es fácil, y porque es necesario ver las cosas desde los dos lados para poder hacer las cosas bien.)

Se mencionó la inexistencia del Estado en las regiones donde PLUS PETROL opera, incluyendo en esto el gravísimo problema del Canon petrolero que no se invierte en dichas regiones, quedándose en las zonas urbanas. Se enfatizaron las grandes dificultades en comprensión lectora y razonamiento matemático de la población, que hacen extremadamente difícil reclutar trabajadores de la zona. El fomento de empresas comunales necesita de ser adecuadamente gestionado y acompañado.

Quizá la más importante y completa de las experiencias presentadas fue la de CERRO VERDE, que a partir de 2005 y en el marco de un período de crecimiento empezó a desarrollar estrategias de responsabilidad social en formación de capacidades, con el entusiasta apoyo de la población de las zonas de Uchumayo, Yarabamba y Tiabaya, el gobierno regional, TECSUP y SENATI. La brecha entre Oferta y Demanda laboral fue enfrentada creando sinergias institucionales. Los notables éxitos de sus programas se han concentrado en la formación de capacidades, en especial en generar competencias en Ciencias y comprensión lectora; infraestructura (salas de cómputo, aulas inteligentes, reciclaje de madera); formación en valores orientados hacia el empleo; capacitación de docentes en TIC s, etcétera. El PBI de Arequipa ha crecido un 8,1 % entre 2005 y 2010, del que una parte sustancial se debe a CERRO VERDE.

Estaba claro que en todos los casos presentados la acción de RSE había redundado sobre ella misma, y por lo tanto resultaba ser sumamente conveniente para las empresas en su conjunto. Si los organizadores trataron de transmitir este mensaje, tuvieron pleno éxito.

Afloja: Una intervención

Para todo tira hay un afloja. En la rueda de intervenciones del público saltó la liebre. Nunca falta quien lo haga. Así como se había dicho que la Inversión privada debía hacer su parte, se retrucó algo tardíamente, pero se retrucó, que el Estado debía hacer la suya, estableciendo escudos fiscales y deducción de impuestos a las empresas que desarrollaran obras de este carácter. Esta intervención arrojó unas gotas de agua fría en el tibio entusiasmo que parecía estarse levantando en el respetable.

Tira: Standard & Poors

Parecía que esta objeción ya estaba prevista y para ello los organizadores se habían aconchabado ya con pesos pesados, los que tras un break en el que las gentes hablaron por los codos y llenaron sus encuestas, fueron sacados al fresco: Un especialista de Standard & Poor´s, y como fin de fiesta el propio Ministro de Economía, Miguel Castilla, intervinieron con dos ponencias que remacharían los objetivos del evento.

Parece que en nuestro país siempre se necesita que venga alguien de afuera a corroborar las percepciones del criollaje, que si no, no se la cree. En este caso un  especialista de Standard & Poor´s resaltó los puntos de vista de su organización frente al tema de la Inclusión Social, la Inversión y el papel del estado y los inversionistas privados. Parece que su rol fue básicamente decirle a la amable concurrencia que el crecimiento tiene costo, y no me extrañó para nada que tuviera preparado su cuadrito sobre la presión tributaria en América Latina comparada con la del Perú, y menos me sorprendió que nuestra presión tributaria fuera inferior en casi diez puntos a la presión tributaria en Chile. Parecía una cachetada planeada a aquellos que siempre están pidiendo tratamientos especiales.

La puntilla: El Ministro de Economía

El Ministro de Economía Miguel Castilla es, como se sabe, un garante del modelo económico y la muestra más palpable de los acuerdos que deben haber corrido justo antes de que el actual gobierno asumiera funciones. Que el modelo necesita por lo menos humanizarse lo necesita, aunque humanización signifique cosas diferentes para los diversos grupos. El Ministro inició su exposición señalando la baja de la pobreza en el Perú, aunque también mencionó, así como al desgaire, que las Necesidades Básicas aún estaban insatisfechas, que había brechas importantes en el acceso a los servicios, que los promedios esconden las tremendas heterogeneidades en el coeficiente GINI de desigualdad, y que el principal reto del Gobierno es erradicar la pobreza.

(Último paréntesis, lo prometo: Me dio la impresión que el Ministro quiso decir exactamente lo que dijo. Parecía en verdad un predicador convenciendo a la grey de la necesidad de repartir el crecimiento económico. En este aspecto debo decir que un tecnócrata eficiente dedicado al tema me parece una adición importante, en las actuales circunstancias políticas)

Habiendo dejado establecido su punto, se metió de nuevo en el tema candente: La necesidad impostergable de elevar la presión tributaria, tanto por la necesidad de financiar los programas sociales, como de estar en condiciones de enfrentar  la crisis internacional europea y sus posibles secuelas. Este punto, ya mencionado por el hombre de Standard & Poor´s, y desarrollado con mayor detalle, parecía algo así como decirle a la concurrencia que no era un cuentazo el que se les estaba vendiendo, que el 50 % de los impuestos era evadido, y que hay la fuerte necesidad de formalizar y desdolarizar la economía.

Un punto de enorme importancia que el Ministro resaltó todo el tiempo es la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica no por ella misma sino por el atractivo que crea para la inversión. El Ministro de Economía cree realmente que la estabilidad es un activo a preservar, y que necesita complementarse efectivamente con el aumento de la demanda interna y de la inversión pública y privada nacional, en especial en momentos en que el motor externo está, en su propia palabra, apagado. Las herramientas para ello son la generación masiva de capacidades en la población, con mejora de la calidad de la Educación; la corrección de las deficiencias en la gestión pública, empezando desde los niveles más altos del gobierno; la creación de espacios de consenso social; el salir del asistencialismo hacia la producción; el bajar la vulnerabilidad de los precios internacionales de nuestras exportaciones; el reforzar la infraestructura; la mejora decisiva de la calidad de las Instituciones (sospecho que aquí estaba hablando de la lucha contra la corrupción en vocabulario económico); y fortalecer las capacidades de Innovación.

Quizá la palabra que más mencionó el Ministro de Economía fue indicativa de lo que deseaba decir realmente a la concurrencia, y de hecho sirve para ver qué es lo que tiene en su mente. La palabra fue CRECIMIENTO.

Colofón

El evento me dejó una buena impresión. La concurrencia, dentro de las posibilidades que tuvo de expresarse, manifestó la necesidad de replicar las experiencias de City Bank, Plus Petrol, Microsoft y Cerro Verde, así como la necesidad de establecer sinergias y comunicaciones, empezando por las experiencias existentes. Espero que el Estado haya recogido esto, porque esta responsabilidad cae definitivamente en su cancha. Supongo que se necesitan más eventos como este para diseminar la asociación entre Crecimiento económico, Inversión e Inclusión Social entre los decisores económicos. Naturalmente nadie puede desear que nos vaya mal, y es positivo que las fuerzas económicas se suban al carro del gobierno, un carro que, a juzgar por lo visto y escuchado, aspira a hacer sinergias y obtener resultados. Vivir para Ver. Hasta la próxima.

Peru Blogs