miércoles, 20 de mayo de 2015

DECÁLOGO PARA LA DEMOCRACIA, por Roberto Meza - LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA 16


DECÁLOGO PARA LA DEMOCRACIA
por Roberto Meza
LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA 16 


Introducción

A veces me copio lo que otros dicen, lo hice en la Leñada número 14 y en otras partes, pero cuando lo que dicen coincide – en parte o todo - con mi pensar, y además de modo que yo no pudiera decirlo con mejor expertisse, expresión, información u otra cosa, pues que me rindo y renuncio al parafraseo que tan bien suele ocultar el plagio, y lo copio tal cual. Por supuesto, entre comillas y con precisa indicación de su origen y reconocimiento de su originalidad.

Decálogo para la Democracia

Es el caso en este artículo del periodista Roberto Meza, que encontrarán en este enlace http://sco.lt/5hZwiv , pero que me permito copiar acá en un cuadro:

1.

Trabajar para el Estado es una carga. El fisco nunca podrá igualar las remuneraciones que puede pagar el sector privado. Por eso quien trabaja en el Estado administra un honor y un poder delegado. Su recompensa es la notoriedad, reconocimiento y afecto de los conciudadanos y la patria, a quienes sirve.
2.

El dinero no hace la felicidad, pero ayuda. No obstante, si, como dijo el ex presidente uruguayo Pepe Mujica, te gusta mucho el dinero, no ingreses al servicio público. Tú quieres que te sirvan y no servir.
3.

Si tienes vocación de servicio público tienes dos vías para ejercerla: crear una ONG o Fundación, laica o religiosa, para servir a los demás, o inscribirte en un partido cuyo programa se ajuste en más del 50% a tu visión del mundo. Una tercera, menos habitual, es crear tu propio partido.
4.

Si optas por lo último, debes saber que el Estado democrático es la cúspide orgánica de la civilización humana, donde confluyen todos los poderes terrenales (de recompensa, coacción, legítimo, de autoridad y experto), pero que deben ejercerse moderados según la Constitución y las leyes, las cuales deberían regir por igual para todos.
5.

Si no estás dispuesto a sacrificar tu estándar de vida y quieres más para ti y tu familia, tu lugar está en el sector privado, trabajando para escalar en la pirámide laboral o creando empresa, cuyo propósito sustantivo es generar la riqueza que buscas. 
No te extrañes, empero, que aun cuando logres ser rico, no seas ni famoso, ni querido, ni respetado. Tú has estado concentrado creando dinero. Aun así, debes entender que crear riqueza en los marcos de un Estado democrático y de derecho te impide hacerlo de cualquier manera y que sólo tendrás una oportunidad de entre diez de ser exitoso en una economía competitiva y de mercado.
6.

Si eres uno de los diez que lo consiguió, deberás pagar sagradamente tus impuestos, sin buscar ni la evasión ni elusión, porque es el costo que pagas por tu victoria y es la mano que devuelves a la ciudadanía que prefirió tu bien o servicio. Solo los tributos ayudan de modo neutral a que todos tengamos más seguridad, previsión, salud, educación, buena infraestructura pública y mejor política. Así no te tentarás ni te tentarán para influir en las leyes, comprando voluntades.
7.

Si crees que los impuestos son muy altos, acuérdate siempre de que sus montos son acordados por mayorías ciudadanas representadas en el Congreso para que el Estado pueda realizar su labor subsidiaria y solidaria hacia aquellos que no les ha ido bien. Y no te olvides de que el estar privatizado no te libera de tener posiciones políticas respecto del país que quieres y los impuestos que crees justos. Si no participas, después no alegues. A aquellos, los griegos los llamaban idiotas.
8.

Con la depredación valórica propia de los períodos de transición entre un tipo de sociedad y otra, la moral suele tornarse liquida y relativa. Las iglesias pierden autoridad sobre sus fieles y pocos le tienen miedo al infierno. En una democracia moderna, libertaria, garantista y defensora de los derechos humanos, menos aún les tienen miedo a los castigos de la justicia terrena.
9.

Entonces, solo queda entender que comportarnos responsable y éticamente permite que cada cual confíe más en el otro y, por lo tanto, podamos vivir más tranquilos, con menos burocracias, normas y resguardos; en fin, más felices, porque, como consecuencia, todos terminamos aceptando que nuestra suerte no es resultado de la trampa o letra chica del otro, sino de nuestros propios actos.
10.

Y si todos ponemos de nuestra parte, (…) comenzamos a confiar entre nosotros, tenemos funcionarios públicos al servicio de sus conciudadanos; políticos que buscan el afecto y reconocimiento de sus votantes y no riqueza; empresarios competitivos e innovadores, que se la juegan en el mercado por conseguir la preferencia de los consumidores, tendremos un país mejor. Y aunque seguramente seguiremos sufriendo, al menos lo haremos como hombres y mujeres más libres.

Colofón


Quizá yo lo hubiera hecho algo más cortito y menos idealista; de seguro con un sesgo orientado a la cuestión social y los desequilibrios realmente existentes. Sin embargo, representa tan correcta y resumidamente una visión liberal de la ética en la sociedad actual, que como profesor de Democracia y Ciudadanía debo atreverme a copiar lo que está bien copiar. Es el caso en este artículo, al que no veo como quitarle o añadirle una coma en lo que dice y en lo que se propone. Honor al que sabe decir bien lo que tiene que decir, aunque no piense exactamente como nosotros. SEuO.

Peru Blogs