lunes, 23 de septiembre de 2013

CRÓNICA DE LECTURAS 56 - LECTURAS POLÍTICAS (1)

CRÓNICAS DE LECTURAS – 56
Lecturas Políticas (I)

I
Política, Juventud y Educación para la Indiferencia

Empiezo con una nota real: Los jóvenes la tienen tan complicada en estos días que soñar con la posibilidad de cambiar las cosas en profundidad está tan a trasmano como el Turismo con gastos pagados a la Galaxia de Andrómeda. La inversión a realizar para posicionar laboral y socialmente a un joven hoy en día es tan ingente que resulta inalcanzable ya no al promedio, sino a la gran mayoría de las familias en nuestra sociedad, sólo unas pocas lo conseguirán. Tras ingentes gastos y desvelos, hacia la mitad de la veintena habrá que tener un título “profesional”, y por estricta situación de mercado muchos quedarán fuera. La igualdad como valor democrático está pervertida y sustituida por un feroz e indisimulado clasismo. La igualación social basada en la ciudadanía se ha evaporado, y se expande la percepción de que los relatos igualitarios son una farsa y que lo único que cuenta es la plata. Como no hay un punto de partida social parejo, los chicos quedan atrapados entre el inicio de la pubertad y el fin de la adolescencia entre el cuento de la educación y la realidad de su identidad de clase, cerrada como una casta hindú. La estafa que constituye la educación – que, como dice la canción, fue a otros que se le dio de verdad – da como resultado por un extremo el escepticismo y por el otro la indiferencia, que serán funcionales por algún tiempo, hasta que empiece el pingüinismo en el Perú, esa es mi lectura. Si es Verdad que la Verdad nos hará libres, pues entonces nuestra Educación no nos dice la Verdad, ni en el aspecto práctico de desarrollar herramientas para la Vida, ni en el de formar Valores para la convivencia civilizada.     

Entre la sociedad y la escuela hay una entelequia: La Educación Ciudadana, que algunos quieren Cívica, es decir pegada al Manual de Carreño más que a Rawls o Castoriadis. Toda democracia constituye una apuesta social implícita que combina Orden y Libertad. El Pacto Social en sociedades con larga historia de incorporar cada vez más segmentos de su población a la libertad económica y política, ha sido el de tolerar la desigualdad del mercado para elevar producción y productividad, y así elevar el nivel de vida de las mayorías en plazos razonables. Pero cuando las castas dominantes ejercen el poder sin asumir responsabilidad, dejan el elevar el nivel de vida para otro siglo y no ven más allá de sus ganancias, entonces expropian las libertades de la mayoría y faltan a dicho pacto, por más implícito que sea, más aún si se apropian de la escolaridad (Más escolaridad no necesariamente es más Educación). Allá abajo la Juventud pierde interés en la Política, que se ve inútil y por saber que se carece de posibilidades de desarrollo, a no ser que haya plata. Así aparece la generación NINI (NI trabaja, NI estudia) derrotada antes de empezar, y que cualquier teórico político contaría como potencialmente revolucionaria. Las válvulas obvias de escape para evitarlo son la emigración, el narcotráfico, la delincuencia o el nihilismo, por lo menos para aquellos jóvenes que no pueden contratar a sicarios para que asesinen a sus padres y así disfrutar de farra perpetua con la herencia.     

La Educación Ciudadana se imparte menos en las escuelas que en los medios de comunicación. Los mensajes de los medios están hegemonizados por los oligopolios que controlan la economía, y proyectan la paradoja de una Política Formal signada por una hipócrita, angelical y sesgada condena moral del mercantilismo y oligarquización. Años ha que se repite la misma cantinela a los jóvenes: La Política es una porquería, no te metas en ella si eres decente e inteligente. Claro que falló el encuadre para tanto joven “decente” e “inteligente”, hasta el extremo de oírse la extraña queja de que educar produce izquierdistas, lo que lleva a la curiosa ecuación de Izquierdista = Decente e Inteligente; y a la paradoja de que no debemos educar para que no haya contestatarios al sistema. Pero esto es parte de la razón instrumental expresada en los Cuentazos del Desarrollo Económico. Para lo que nos interesa ahora, digamos que desde Freud sábese que el Discurso Manifiesto contiene uno latente, que en nuestro caso es:  … déjame la política a mí, que me sacrifico y te libero de esa carga … por un precio. Y el tal precio en la realidad real será aceptar la Corrupción Institucionalizada como pago de que nos quiten al agobio de la política – y lo lamentamos de dientes para afuera para no sentir la obligación de hacer algo al respecto. Así conservamos nuestra ceguera, y que los jóvenes se las arreglen como puedan en eso de encuadrarse en su sociedad. La consecuencia es que de cada cuatro jóvenes como mínimo uno es NINI, y no podemos hacerlos chefs felices a todos. Y es en este contexto que hablamos de Leer Política hoy en día.  

(Paréntesis: Vale esta cita en el presente contexto: La indiferencia es el peso muerto de la historia. La indiferencia opera potentemente en la historia. Opera pasivamente, pero opera (Gramsci))

II
Pequeña Antología Política, de Antonio Gramsci

Uno de los más importantes teóricos políticos de todos los tiempos es Antonio Gramsci (1891 – 1937). Abonan en su favor sus Cuadernos escritos en la cárcel de los fascistas de Mussolini, donde murió. A falta de fuentes de consulta usó de su memoria, a más que tras un cierto tiempo en la canasta los pajaritos no se quedan en la cabeza, y se habla con claridad, con el único límite de la censura de carceleros ignorantes, y qué te pueden hacer a esas alturas. Así la acción política se beneficia del tiempo pasado en estos spas, a modo de pasantías políticas que tiemplan el carácter. Cuéntanse entre los que han pasado vacaciones en la canasta a Nelson Mandela, Josip Broz, José Mujica, Mohandas Gandhi, Dilma Rousseff, Ricardo Lagos, Jawaharlal Nehru, Hugo Chávez, etcétera. Y no hay que olvidar a los que siguen presos, y a quien sus enemigos les terminarán por regalar el poder como a Mandela. Tras el colapso soviético, los socialistas más sólidos buscaron referentes teóricos acordes a las nuevas circunstancias. Antonio Gramsci resulta ser muy adecuado y tan ortodoxo que Palmiro Togliatti, jefe del Partido Comunista Italiano, lo veía continuador de Carlos Marx. Desde el otro lado, observamos que el poco sospechoso de progresismo de cualquier especie Opus Dei, que controla entre otras cosas una conocida Universidad Peruana, lo estudia con los recursos de la Universidad como al peligroso enemigo que piensa es, y edita opúsculos contra Gramsci, lo que nos indica que hay quien rinde homenaje sin saberlo al peso político de una mente clara que gana batallas después de muerta.

El libro al que aludimos es una antología de los Cuadernos y otras obras de Antonio Gramsci. Hay quien no gusta de ellas por sentir que te mastican los textos, pero las circunstancias de los Cuadernos hacen imprescindible seleccionar. Un coaching o training en habilidades precisas requiere resultados concretos, por ello se elige con cuidado contenidos y habilidades, porque construir Cuadros Políticos – lo que nuestra derecha liberal descubrió poco ha como operadores políticos, y que tratan aún de definir - es difícil y nadie garantiza resultados: Véase por ejemplo la triste suerte de los delfines de Haya de la Torre; o la inoperancia política del partido de gobierno frente a los conflictos sociales o a la simple corporización de las medidas que surgen en las cabezas del gobierno. O miremos la caída de la URSS y la sorprendente permanencia de los comunistas en China y Cuba, de la Social Democracia en Alemania y otros países. El coaching o training político de hoy requiere describir el proceso y resultado para obtener los rasgos ético-morales y cognitivos deseables. Hoy faltan Cuadros Políticos y hay una rala idea de partido político, que se cree es la estructura y no los cuerpos calientes que la llenan: (Hay) Un elemento difuso, de hombres corrientes, que en su participación ofrecen disciplina y fidelidad (…) sin ellos el partido no existiría. Nótese la necesidad de formar en ética política desde la simple simpatía. Gramsci plantea más sobre los militantes: (Son) El elemento cohesionador principal, que centraliza en el campo nacional y convierte en eficiente y poderoso un conjunto de fuerzas, aunque por sí solo este elemento no formaría el partido. Es decir se necesita entre líderes y militantes un conjunto que articule (…) y (los) ponga en contacto (moral e intelectual). Esto es Cuadros Políticos, no operadores, for God´s sake. Para ser operador no necesitas Partido, lealtad ni ética, sino astucia para ubicarte en las argollas. El precio de tener Cuadros Políticos es el Control dentro del partido. Por eso a los autoritarios y a los corruptos no les gustan los Cuadros, sino el Clientelaje; y cada cierto tiempo destripan sus partidos para eliminar elementos pensantes. Imagínate a un Lula o un Evo Morales corruptos y sin Cuadros, no podrían gobernar con eficiencia ni reelegirse. El Partido Aprista peruano, por ejemplo, hoy carece de hombres corrientes y de dirigentes dignos de ese nombre, pero tiene Cuadros cuarentones que le permiten sobrevivir como argolla enquistada en las instituciones. Claro que de ahí ya no sabemos, porque muchos fugan y dejan a los operadores.    

El liderazgo disperso y espontáneo es un rasgo político indeseable del postmodernismo. Su resultado son increíbles metidas de pata que alimentan conflictos sociales, guerras civiles e intervenciones militares guiadas por intereses mal disfrazados de falacias. Un Cuadro Político no cae en candideces y lee con solvencia la realidad política. Por ello la Derecha Inteligente contrata izquierdistas renegados, formados en política real, sin pajaritos en la cabeza y con manejo de ideas y discursos. Los renegados se venden caros, porque saben qué tienen y cuánto vale, pero perdieron la ética del Cuadro y son simples tránsfugas, no sorprende que medren. Traiciones y conformismos ha habido siempre, es la condición humana: El conformismo ha existido siempre: hoy se trata de (…) una lucha de hegemonía, de una crisis de sociedad civil. Los viejos dirigentes (…) sienten que el suelo se les hunde bajo los pies; se dan cuenta de que sus “prédicas” se han convertido precisamente en “prédicas”, esto es, en cosas extrañas de la realidad, pura forma sin contenido, larva sin espíritu; de ahí (…) sus tendencias reaccionarias y conservadoras. Cuesta no ver estas palabras como descriptivas del actual estado de la izquierda en el Perú, pero Gramsci buscaba fortalecer el Partido basado en la lógica de clase y una percepción realista del mundo. Gramsci negaría el espontaneísmo y no confundiría el medio con el mensaje, que hoy se cree lo producen las redes sociales. La primavera árabe y otros sucesos análogos no son espontánea “lucha por la libertad” como los teóricos recién descubren, aunque no los medios de comunicación, tercamente enfeudados en el fantasma de sus propios miedos o los de sus amos. Gramsci diría que una cosa es lo espontáneo y otra que nosotros no miremos bien, porque la masa no se mueve sola, y es puro idealismo la concepción (…) para la cual sólo es real y digno el movimiento que es consciente al ciento por ciento y que incluso está determinado por un plan minuciosamente trazado de antemano (que corresponde) a una teoría abstracta. No hay en mi modesta opinión autor político tan práctico y a la vez tan sólido en lo teórico. Conviene que se le lea y se le estudie con atención para entender cómo funciona la política realmente existente.
Casi seguro estoy que me acusarán de propaganda comunista por añadir este link, en el que se encontrará la obra de Gramsci: http://www.marxists.org/espanol/gramsci/   

III
Derecha e Izquierda, de Norberto Bobbio

Espero se me disculpe que me interese más en los textos referidos a la Izquierda que a la Derecha, sobre todo porque tras el colapso soviético anuncióse con bombos y platillos que el ángel de la historia de Walter Benjamin se jubilaba, que la Izquierda colapsaba al fin y la Historia llegaba a su ídem. No vieron que la Derecha se evapora cuando no hay Izquierda, pues creían – algunos aún creen - que la Derecha existe sola, pero así son los fundamentalismos e instrumentalismos a la medida de temores e irracionalidades, no hay que quejarse de que no funcionen. El pobre Francis Fukuyama vivió así la triste suerte de ser citado sin haber sido leído en la misma proporción o intensidad con que se enterró tan fácil a la Izquierda y a la Historia. Las anteojeras ideológicas impidieron una lectura objetiva de Carlos Marx – otro citado más que leído -  y si se hubieran cuidado más de hablar antes de tiempo la Historia no les sorprendería como ahora. El wishful thinking es una carga sobre el intelecto, a veces sospecho que Marx se refería a esto como corsé ideológico de la Burguesía. Pensar más allá de la época es complicado como el diablo, lo sabía Hegel cuando ideaba esa vaina del zeitgeist - espíritu de la época – y esa otra de la dialéctica. Las cosas no son tan claras como solían ser, por eso decimos hoy con más razón que todo lo sólido se desvanece en el aire. Dilucidar sigue siendo una tarea de la filosofía política y de la política a secas, y para hacerlo se requiere un mensaje claro en que insistir, porque no se puede estar en Política sin tomar parte en ella. Eso significa tenerla clara uno mismo, y así nos preguntamos, por ejemplo: ¿Existen aún  la Izquierda y la derecha?  Y esto es lo que Norberto Bobbio (1909 – 2004), un intelectual postmoderno de a de veras, trata de responder en este excelente librito, excelente porque hace lo que se supone hace un intelectual que se respete: Establecer posición, definir, clasificar, aclarar conceptos, encontrar sus relaciones, evidenciar la díada, es decir mirar los conceptos Izquierda / Derecha como interdependientes, como hermanos enemigos, como pareja conceptual Caín / Abel o matrimonio mal avenido, que no se separa porque el uno sin el otro no viven.

Escrito en los ´90, cuando parecía que la díada Izquierda / Derecha se disolvía … El primero en quedarse sorprendido del éxito de este pequeño libro he sido yo. Convertido en best-seller a pesar del mismo Bobbio, parece que ninguna otra de sus obras ha tenido esa suerte, con la posible excepción de La Izquierda en la época del karaoke, que ni por asomo tiene el mismo peso o despliegue teórico. Bobbio es mejor como pensador y fabricante de ideas que como escritor. Sus ideas las va elaborando en sus libros, leídos por pocos miles de personas cada vez, hacen fortuna y se popularizan. Le pasa así que cada obra constituye un estado del arte de sus ideas al momento de ser escritas, y por ello cuando se busca su quintaesencia en una Obra fundamental (un opus magnum) que dé cuenta del resultado final, pues no se encuentra. Es que Bobbio siempre ha tratado de combinar conceptos complejos: Democracia con Izquierda, Derechos Humanos con Paz, etcétera; todos elementos difíciles de conciliar en el discurso político y en el cuerpo ideológico; y asimismo porque no ha tenido ocasión de construir ese Opus Magnum que daría cuenta de todo ello. La coyuntura pasma los procesos largos, la lucha política italiana del Siglo XX fue mortal para desarrollar teoría. Otro Sí, la intención de Norberto Bobbio se dirigió a elementos de comunidad ideológica en conjuntos de ideas que según él, y más o menos como muñecas rusas, podían estar unas dentro de otras. Es así que con toda su solidez teórica, representa un modelo de wishful thinking de la postmodernidad política, pero ese es precisamente su inmenso aporte, también su gran límite. Sin embargo, logró un concepto pragmático de la relación en la díada, aplicable sin duda a la realidad política italiana y a otras, y que a cualquier persona interesada en estos temas conviene estudiar. La idea base es la de la Igualdad como parteaguas entre las Izquierdas y las Derechas: Nunca como en nuestra época se han puesto en tela de juicio las tres fuentes principales de la desigualdad: la clase, la raza y el sexo. Parece haber aquí todo un programa político para la Izquierda del Tercer Milenio, por poco que se sepa leer, pero se requiere no copiar solamente, aún hay que jerarquizar ideas, parece por lo menos discutible eso de subsumir el problema de la Clase en el de Género o en lo étnico, como cree cierta Izquierda de ONG, sumergida en su propio wishful thinking. La lectura de este libro de Bobbio permite entender el problema desde lo político, pero no lo he encontrado publicado en la web, discúlpenme mis lectores. Sin embargo encontré un artículo que sin tratar directamente de Bobbio, puede ser útil para introducir el tema:

IV
Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, de José Carlos Mariátegui La Chira

Uno de los textos más clásicos de la política peruana es uno de dilucidación de la realidad. Nos tememos que en muchos aspectos aún está vigente a pesar de haber sido publicado en 1928. Va ya por los 83 años, y parece que lo que Mariátegui no dejó hecho sigue todavía sin hacerse. A José Carlos Mariátegui La Chira le cupo el destino de morir antes de tiempo. Es difícil saber qué tan ortodoxo hubiera seguido siendo de no haber fallecido y continuar al frente de la Confederación General de los Trabajadores del Perú y el Partido Socialista tras 1930. La historia posterior no ha sido amable con el Socialismo Marxista en el Perú, que desde la defección de Eudocio Ravines hasta Sendero Luminoso ha tenido una larga continuidad de bandazos, desgobiernos, indisciplinas políticas, divisiones y formación de múltiples capillas, algunas con extraños seguidores. La potencia de la vida y las ideas de José Carlos Mariátegui La Chira sugieren la ucronía del qué hubiera pasado si … con toda la tentación que levanta como ejercicio intelectual que expresaría el wishful thinking de una o dos generaciones, pero resulta fácil dedicarse a la profecía a posteriori y no parece que ello contribuyera a nada, si acaso a iluminar subjetividades y tal vez las necesidades del momento. Creemos que el mismo Mariátegui hubiera preferido y le hubiera gustado manejar una racionalidad opuesta a las fantasías de la postmodernidad. Después de todo su virtud fundamental a nuestro humilde entender (hay tanto exégeta de José Carlos Mariátegui que no me atrevo a dar una opinión así como así) era precisamente su libertad intelectual, que atribuyo al hecho de no estar encerrado en las cuatro paredes de la Educación Formal de nuestra patria, particularmente limitante y castradora, más aún a principios del siglo XX. Por otra parte, los descendientes del Amauta han cuidado que la obra no se perdiera, y así el fundador del marxismo peruano no llegó a ver la gran difusión de su obra, particularmente del libro que nos ocupa.   

Como profesor de Ciencias Sociales y Realidad Peruana he preferido siempre presentar a José Carlos Mariátegui La Chira a través de su obra, antes que hablar sobre él. Por ello siempre he tratado que mis alumnos lo lean y se formen su propia opinión, y que trabajen y operen intelectualmente encontrando qué aspectos de los que trata como problemas principales del Perú permanecen vigentes y de qué manera. Y es que comparando con lo que se escribió sobre la realidad peruana en este período – Realidad Nacional de Víctor Andrés Belaúnde, El antimperialismo y el Apra de Víctor Raúl Haya de la Torre – los Siete Ensayos resultan ser la propuesta más vigente y que menos ha sufrido con el tiempo. Leer a Belaúnde o a Haya hoy nos da la sensación de lo viejo, lo concentrado en la coyuntura de la época, en la percepción - que tal vez no sea justa – de que esas obras en definitiva ya fueron. No pasa así con los Siete Ensayos, que siguen vigentes del modo que está vigente El Origen de las Especies de Darwin o incluso – me atreveré a esta comparación – a las Matemáticas de Aurelio Baldor, es decir libros que sabemos por una parte son puntos de partida, es decir clásicos; y a la vez aún hoy en día resultan útiles aunque no sean lo último. Y aunque Mariátegui escribió mucho, y con gran calidad y todo se puede hallar con facilidad en la Librería y Editorial Minerva, destacan con luz propia los Siete Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana, que aunque dedicados de manera no muy orgánica a los considerados Siete Temas Principales del Perú necesitados de explicación y dilucidación teórica, tienen como elemento común la aplicación del materialismo histórico como herramienta de comprensión de la realidad. Mariátegui había estado desarrollando sus ideas al escribir sus artículos en las revistas Amauta y Mundial, por ello es que se puede asumir los Siete Ensayos como un Estado del Arte al publicarse en 1928.

En el Primer Ensayo, Esquema de la evolución económica, se resume el desarrollo histórico de clase de la economía peruana desde sus mismas bases coloniales hasta el momento en que se escribe. Nada casual que sea el primer Ensayo del libro, considerando que aquí está planteando la estructura económica que da base a toda la sociedad y al desarrollo de los siguientes Ensayos. Los dos que siguen pueden así considerarse como continuidades y partes del primero, solamente separados por razones estrictamente metodológicas: El Problema del Indio y El Problema de la Tierra rompen con la explicaciones en boga entonces y hoy vetustas, anacrónicas y absurdas, entre ellas la de la superioridad / inferioridad de las razas, tradicional bastión argumental “racional” de la más rancia de las Derechas, empleada aún hoy. Compárese cualquier argumento de la DBA de hoy con lo escrito en 1928: Todas las tesis sobre el problema indígena, que ignoran o eluden a éste como problema económico-social, son otros tantos estériles ejercicios teoréticos -y a veces sólo verbales-, condenados a un absoluto descrédito. No las salva a algunas su buena fe. Prácticamente, todas no han servido sino para ocultar o desfigurar la realidad del problema. La crítica socialista lo descubre y esclarece, porque busca sus causas en la economía del país y no en su mecanismo administrativo, jurídico o eclesiástico, ni en su dualidad o pluralidad de razas, ni en sus condiciones culturales y morales. La cuestión indígena arranca de nuestra economía. Tiene sus raíces en el régimen de propiedad de la tierra. Cualquier intento de resolverla con medidas de administración o policía, con métodos de enseñanza o con obras de vialidad, constituye un trabajo superficial o adjetivo, mientras subsista la feudalidad de los "gamonales". Los siguientes Cuatro Ensayos se referirán a elementos que pueden considerarse de Superestructura: El proceso de la Instrucción Pública; el Factor Religioso; Regionalismo y Centralismo; y El proceso de la Literatura. No nos resistimos a comentar esta pequeña cita, referida al proceso literario: Por los caminos universales, ecuménicos, que tanto se nos reprocha, nos vamos acercando cada vez más a nosotros mismos. Hallamos así el universalismo a través del cual encontramos y construimos nuestra identidad sin renunciar a nada de lo que nos hace ser nosotros mismo, en lo propio y en lo que compartimos con los demás seres humanos, sin calco ni copia - como se ha dicho hasta la náusea. En tal sentido el corpus del análisis de Mariátegui seguramente algún día quedará atrás, como es con cualquier creación humana, pero lo que indudablemente queda y seguirá quedando es el impulso hacia adelante.

En este link encontraremos los Siete Ensayos:

V
Colofón

Que la Política es importante, qué duda cabe. Que se ha hecho un nada laudable esfuerzo para sacar a la gente de ella para dejar campo libre a la corrupción, no me quepa la menor duda. Al pourrisement (empudrecimiento) de la Política le ha sucedido la instauración de kakistocracias (gobierno de los peores) en muchos países. Esto se contrarrestaría con la incorporación de jóvenes al Servicio Público, lo que es combatir frontalmente el desarme ideológico. No es esta la única Crónica que dedicaremos a este tema. Hay mucho qué decir, y mucho qué leer, y trataremos de decirlo y presentarlo. Por hoy, punto y coma.

Crónicas de Lecturas - Lecturas Políticas continúa en:
Peru Blogs