lunes, 13 de abril de 2015

EL SABER Y EL ESFUERZO - LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA 15


EL SABER Y EL ESFUERZO
LEÑA PARA LA HOGUERA EDUCATIVA 15



Introducción


El plagio o copia es parte de la Cultura de la Educación peruana, sistema educativo formal divorciado de la realidad y retorcido entre la educación y la supervivencia. La tendencia a plagiar o copiar crece donde lo formal y lo informal se entrecruzan y manifiesta el abismo entre lo "irreal dicho" y lo "real acallado". Se copia y plagia porque lo que cuenta no es saber sino aprobar, no la habilidad sino el cartón. Y sanseacabó.

De tal "ser o no ser” educativo emerge la supervivencia social, fruto del aprendizaje de las habilidades sociales necesarias para entrar, medrar y ascender a las argollas / mafias sociales.

Pero no arreglaremos ese problema ahora. Nos centraremos en un pequeño sector de éste, motivados por la lectura de  Cheating in School: Learning vs. Mastery (http://www.rootsofaction.com/cheating-school-learning-vs-mastery/), del profe Rick Ackerly, M. Ed, que trata de una realidad contrapuesta a la fantasía de profesionales muy capaces en sus disciplinas, pero sin la clave práctica de los profesores. Muchos desencuentros provienen de que el profe dicta su clase aquí y ahora y no puede esperar que maduren los experimentos educativos a que son proclives los burócratas, cuyos ensayos suelen dejar muertos y heridos que no importan mucho en el mundo de los indicadores y variables.  


La Cultura del Engaño


Ackerly mira el problema como docente en ejercicio, y sin intermediarios: To banish cheating in school, we must change the culture of school. To change the culture, we have to measure what matters. 


(Para desaparecer el engaño – plagio, copia – en la escuela, debemos cambiar la cultura de la escuela. Para cambiar dicha cultura, tenemos que medir lo que importa medir. – Traducción libre de este leñador, en este caso y en los que siguen).     

Los estudiantes no copian ni engañan cuando lo que aprenden no es paporreta. Evaluaciones “de concepto” se hacen con apuntes y libros abiertos, ahí el plagio no sirve; ni tampoco con los problemas o casos “sin respuesta correcta”, que permiten al profe irse del salón donde la prueba tiene lugar. Claro que en este caso el aprendizaje meramente memorístico está tan descartado como el sistema cuantitativo de calificaciones, que se retienen para conveniencia burocrática y argollera.  

El Saber y el Esfuerzo: Paradigmas contrapuestos


Corromper lo que funciona es facilísimo en un medio ambiente corrompido y corruptor: Me sorprende siempre que las gentes crean que la corrupción cae del cielo, sin actores ni métodos: Todo engaño empieza por los conceptos, en nuestro medio contraponemos falazmente “Saber” y “Esfuerzo”, olvidando que nos Esforzamos para adquirir Saber y que Éste es el fin al que se propende con Aquél. 

Hay profes que califican Saber y Esfuerzo como casilleros estancos, sin saber cómo ni por qué. Hay instituciones privadas que venden títulos universitarios sugiriendo que el Saber es Aristocrático y el Esfuerzo Plebeyo y Popular, prometiendo ladinamente a sus potenciales clientes que les otorgará el ansiado Cartón por el Esfuerzo que evidencien y no por el Saber que desplieguen.

La falacia de oponer uno y otro opera en el allá abajo de un sistema social que se edifica allá arriba para excluir y segmentar, que deja las cosas como están, fomentando la indefensión aprendida al dejar al plagiario seguir plagiando, al corrupto seguir corrompiendo, al ladrón seguir robando y haciendo “obra”, y al mentiroso seguir mintiendo masiva y sistemáticamente, y todo esto mientras hablamos. Cuando los “expertos” ponen los ojos en blanco y pontifican que la escuela debe formar Valores (Como “Esfuerzo”), hay que exigirle a los susodichos "expertos" bajar de la nube y que se sirvan ilustrarnos cómo se hace eso en la práctica de un medio corrompido y corruptor. 

Midiendo lo que importa

Dejamos sentada la premisa social y nos liberamos de los significados perversos. Ahora miremos más en lo pedagógico: La conducta de los chicos en las escuelas la determina la cultura institucional escolar, lo que dicho al modo de Ackerly suena así:

English
Castellano
The school culture is manifest in every aspect, including how students are greeted and welcomed, how adults spend their time and treat one another, the language people use, the symbols on the walls, the art in the halls, our rituals, what happens at assembly, etc.

La Cultura Escolar se manifiesta en cada aspecto, incluyendo cómo se saluda y da la bienvenida a los estudiantes, cómo los adultos se tratan uno a otro y pasan su tiempo, qué lenguaje usa la gente: los símbolos en las paredes, el arte en los salones, nuestros rituales, lo que pasa en las asambleas, etcétera.
Award ceremonies and other systems of rewards and punishments, in particular how kids are graded are important examples of culture. What’s on their report card? What do we really expect of them? The report card is, after all, quite literally the “bottom line.”

Importantes ejemplos de Cultura Escolar son las ceremonias de premiación y otros sistemas de recompensas y castigos. ¿Qué figura en los reportes (libretas de notas)? ¿Qué esperamos realmente de ellos? Los reportes – libretas de notas – son literalmente, después de todo, la “línea final”.

Por otra parte, una de nuestras taras cognitivas hace que nos concentremos en el indicador en vez de en el hecho; que en vez de observar la realidad a través del instrumento tratemos de encajar la realidad en el instrumento. Este muy serio problema epistemológico envuelve nuestra noósfera con un velo que sirve para ocultarla a los “no iniciados”, pero éste ya es otro tema. Volvamos al profe y los alumnos en vivo y en directo.

Indicadores del “Esfuerzo”

Podemos escapar de la trampa como hace Ackerly, conceptuando el “Esfuerzo” como adquisición de la disciplina de aprender. Ello se evalúa cualitativamente con indicadores. Por supuesto, el “Saber” también se mide y evalúa, y así se obtiene un “promedio”. Ackerly y su gente buscaron algo real qué medir, y el resultado fueron diez indicadores cuya presencia indica que hay lo que ellos llamaron Mastery, factor que complementa el Learning, y que acá presentamos con su pespunte crítico:

INDICADOR
(La esencia de un indicador cualitativo es que no admite ser analógico, sino digital. Es decir, solamente admite dos valores: está presente o no está presente. Téngase este aspecto en cuenta.)

El estudiante …
LA ESCUELA FOMENTA ...
si
a medias
no
Hace preguntas pertinentes



Construye conceptos a partir de las ideas manifestadas por otros.



Emplea los errores cometidos como oportunidades de aprendizaje



Toma las críticas de manera constructiva.



Se manifiesta directamente (Habla alto – Speaks up)



Acepta los retos con buena disposición



Asume riesgos



Escucha con apertura al cambio



Persevera en la tarea



Toma decisiones respecto a cuándo liderar y cuándo seguir.




Colofón

Y así, colegas, les obsequio una lista de cotejo para adaptar a sus necesidades. Puede emplearse además para medir la “cultura” de una institución escolar en específico por la observación de los refuerzos positivo o negativo de los indicadores de Mastery. Creo que así le echo una brazadita de leña al tema del “Esfuerzo” contrapuesto al “Saber”. Por supuesto, mientras el sistema educativo no cambie en sí mismo y no empuje a la sociedad al cambio, no habrá más sostenibilidad en este esfuerzo que el que le pongan los muchos maestros de la Resistencia que innovan a espaldas de sus instituciones y del propio sistema. Pero así es la Hoguera: Quema, pero también ilumina la noche más oscura. Hasta otra.
  
Peru Blogs